Mikel Fernández Bilbao

Señoras y señores, estamos en plena alerta roja. Por lo menos, yo lo estoy; y es que, hace unos meses, yo estaba tan tranquilamente viendo “Amor de Hombre”, una película protagonizada por Loles León (esa gran actriz, con tantísimos registros, espero se note la ironía), con la bolsa de gominolas en mi regazo, cuando caí en la cuenta, viendo una escena en la cual, Loles, que en la peli hace de mariliendre (dícese de una mujer pegada a un grupo de homosexuales), se queda sola, mientras todos sus amiguitos se van con el ligue/novio/follamigo de turno; cuando caí en la cuenta, decía, que yo soy esa.

Ese, en mi caso, pero es que la referencia a la folklórica que no ha de ser nombrada me venía que ni al pelo. Sí, señores, ahora entiendo el porqué de mi inexistente vida amoroso, yo soy la mariliendre de mi grupo de amigos. Y esto te puede estar pasando a ti también, independientemente de la orientación sexual que tengas, porque, amigo heterosexual, todo hemos oído hablar del eterno “amigo de…” o más recientemente conocido como “pagafantas”.

Y es que ser la Loles León del grupo (a partir de ahora diremos mascota, para no tener que decir eso de mariliendre, o amigo de…, o pagafantas) es una lacra social que puede tocarle a cualquiera (que no tenga abdominales de hierro y mucho morro, o tetas inmensas y mucho morro).

¿Y cómo saber si eres o no el Loles León de tu grupo de amigos? Aquí es dónde yo, queridos amigos, vengo a salvaros como el rey de los “Loles León” que soy:

Ejemplo 1: Es domingo por la tarde y te conectas al Facebook / Twitter / Tuenti y decides que quieres ir al cine, pero no tienes con quien y lo pones en tu muro, porque estas lo suficientemente liberado como para ponerlo en tu muro sin morirte de la vergüenza, porque en el fondo sabes que eres súper popular (inciso o nota explicativa: todo Loles León que se precie es súper popular). Pero pasan las horas y todos dicen eso de “no puedo, ya tengo planes”, “he quedado con el novio/novia/ligue/follamigo” y sucedáneos… Entonces apagas el ordenador y piensas eso de “los domingos son una mierda si no tienes novio/novia/ligue/follamigo”. (Este ejemplo sólo sirve cuando eres mayor de 25 años, más o menos, ya que hasta esa edad, los domingos se queda para comentar la jugada de la noche anterior, claro).

Ejemplo 2: Viernes o sábado por la noche, la discoteca (pongamos que es la Fever) está a punto de cerrar y tu empiezas a hacer acopio de la poca dignidad que te queda después de haber entrado al tío/tía (en algunos casos, esto es plural, dependiendo del nivel de cachondismo y de la cantidad de alcohol ingerido) que te gusta y haber salido poco airoso cuando éste (o ésta) te ha hecho la cobra. Miras a tu alrededor buscando a tus amigos y… uno ha desaparecido, otro está entrando en el baño agarrado de un hombre, y los otros dos o tres están comiéndose los morros con alguno o alguna que han conocido. Déjame que te lo diga yo: tienes el síndrome de Loles León.

Lo peor de todo es que no hay marcha atrás, cuando eres un Loles León, como yo, tienes que asumirlo y vivirlo con gracia y humor. Pensar que, tal vez, sólo ligues una vez al año y que vas a tener que pasar los domingos con tus hermanos o primos. Puede que te cueste admitirlo pero es mejor si lo asumes, te alquilas “Amor de Hombre” y aprendes a vivir la vida como una Loles más.

De todas formas yo, como presidente del club de los Loles León bilbaínos, hago un llamamiento para que los domingos no sean el aburrimiento que suelen ser. Erijamos el domingo como el día de los Loles León y conquistemos el mundo. ¿Quién sabe? Tal vez, encuentres a tu otro Loles y viváis happily ever after.

(Nota final: los “happily ever after” para los Loles nos llegan tarde, muy tarde, a la altura del final de la peli, cuando todos tus demás amigos y amigas van por el tercer divorcio o el cuarto hijo. Yo sólo informo.)

Imagen: fotograma de “Amor de hombre” (Yolanda García Serrano y Juan Luis Iborra, 1997)

Una Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.