Cerca de 80 estudiantes se reunieron el día 2 de Mayo en la Facultad de Ingenieros de Deusto (ESIDE). Allí tuvo lugar un acontecimiento llamado “Pushful Day”, dónde 3 grandes emprendedores hablaron acerca de sus inicios en el mundo empresarial. La charla se desarrolló desde las 14 horas hasta las 16 horas y, posteriormente, se pudo disfrutar de un catering compuesto a base de pinchos y bebidas. La iniciativa fue puesta en marcha por un grupo de estudiantes con espíritu emprendedor de La Comercial, representados por Katrin López de Madariaga y Miren Manjón, quiénes lo que pretendieron fue organizar “una jornada de jóvenes empresarios”. El departamento de innovación y emprendimiento de la Universidad de Deusto patrocinó la ponencia y ayudó a que ésta jornada se llevara a cabo.

Las personas encargadas de contar sus experiencias fueron Jaime Meler, Director comercial de Redline Asesores Tecnológicos; Fernando Canales, dueño del restaurante Echanobe y reputado cocinero vasco y Aritza Loroño, uno de los jóvenes fundadores del sitio web Colectivia.com. Los tres coincidieron en que “para poner en marcha un negocio, lo importante es ponerle muchas ganas, tirar hacia adelante y trabajar mucho”. Recalcaron, también, que tal y como están las cosas en España, no vendría mal pasar una temporada fuera del país estudiando y aprendiendo.

Jaime Meler recalcó la importancia de trabajar en algo vocacional. Para él, su “problema” residía principalmente en que tenía mucho tiempo libre. Tras dar clase durante 15 años en la Cámara de Comercio de Bilbao y fundar su propia empresa, hoy se dedica a impartir clases en La Comercial de Deusto y sigue relacionándose día a día con alumnos. Jaime sostuvo que lo más importante para formar parte del mundo laboral son los valores, valores como la solidaridad, la honestidad, el trabajo duro, etc. En Septiembre del año 2000, su empresa se juntó con otra empresa de informática y actualmente cuenta con un buen número de personas trabajando a tiempo completo. “Mi empresa ya no tenía que crecer más. Creo que lo más difícil es la gente. He tenido muchos conflictos durante éste proyecto, ahora estamos 25 personas y tenemos un clima laboral muy bueno”, señalaba Jaime.

Jaime comentó que él es el encargado de llevar la parte comercial de la empresa, de las visitas y del contacto personal con la gente. “Yo sentado en una oficina me aburría soberanamente, prefería estar en la calle”, declaró. Después de hacer un taller de desarrollo personal, creó lo que denominó “El Club Artesano”, una consultoría dónde ayudar a las pequeñas empresas a despegar. Chema Losada y Iñigo García Valenzuela, entre otros, son, a su vez, socios de éste nuevo proyecto.

Fernando Canales empezó en el mundo de la hostelería hace 25 años. Él, también, se ha ido rodeando de gente con la que trabaja a gusto, confía y mantiene una comunicación fluida. Declaró que lo que más vale para el día de mañana es el aprendizaje. “Lo más importante es hacer lo que quieres, y si lo consigues, hacerlo con cariño”, dijo. Canales opina que cuanto más joven es una persona, más le va enseñando la vida. La clave, aseguró, es estar permanentemente intentando mejorar lo que haces. Como anécdota, habló de su trabajo en el Club de pesca de Lekeitio, cuándo recién acabados sus estudios, trabajó como encargado del Club durante 3 meses. “Aprendí muchísimo, más que nada me di cuenta de que no sabía nada. Era una locura, no ganábamos dinero pero nos daba igual”, comentó.

El balance entre el esfuerzo realizado y la recompensa obtenida es importantísimo. En trabajos como el de Fernando, una persona se pasa la mayor parte del día fuera de casa. Es necesario saber si lo que alguien recibe por trabajar le satisface tanto o más que el tiempo que emplea en ello. “Mi vida es mi trabajo, me fascina. Trabajo mil horas pero me da igual, tengo muchísimas ideas y siempre las llevo a cabo”, expuso Fernando. Una de esas ideas, justamente, consistía en un nuevo blog que habían creado para que, al finalizar la jornada, los camareros de su restaurante escribieran las sensaciones que habían vivido a lo largo del día.

Hace dos años, en Bilbao, nació Colectivia. Un grupo de amigos tuvo una idea y quiso llevarla a cabo. Hoy cuentan con 20 personas trabajando a su cargo y una oficina en Algorta con vistas al mar. Cada mes contratan a una o dos personas y la empresa tiene entre un 20 y un 25 % de crecimiento mensual. Colectivia se ha convertido en una reconocida web a nivel nacional, dónde se ofrecen distintos planes a precios exclusivos, es decir, se vende ocio en forma de oferta.

Aritza Loroño, Ingeniero Informático, comenzó ayudando a su amigo Chema a llevar el marketing empresarial de Colectivia. Al cabo de un tiempo la empresa creció y, después de instalarse en una oficina cutre, dio sus frutos. “Nos convertimos en unos “freaks” de Internet. No cobrábamos, no teníamos ni plan de negocio, ni estudio de mercado, nada… Tuvimos suerte”, contó Aritza. Actualmente, Colectivia se ha convertido en líder en Euskadi y cuenta con 7 franquicias repartidas por España. Éste grupo de amigos tiene un nuevo proyecto en mente y les han ofrecido expandirse y abrir en Marruecos, pero de momento han descartado esa posibilidad y han preferido centrarse en el ámbito nacional. “Creo que, si te gusta lo que haces, estás encantado. Nosotros hemos tenido que trabajar mucho. Al principio, realizábamos 300 llamadas al día. Hoy, nuestros comerciales hacen más de 700”, cuenta éste joven bilbaíno de 28 años.

La jornada finalizó en un ambiente distendido entre charla y charla. Los asistentes, así como los conferenciantes, se mostraron encantados y regresaron a sus casas con muy buen sabor de boca. Confiamos en que Deusto se ocupe de organizar más jornadas de éste tipo, pues a los jóvenes les vienen muy bien para empezar a creer en ellos mismos y despegar.

3 Responses

Responder a Lucia Cancelar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.