Son expresiones que decimos sin mala intención muchas veces, pero no sabemos las consecuencias que pueden llegar a tener para nuestra pareja en el acto…

Hay que empezar por comentar que hablar con nuestra pareja en la cama es lo más normal del mundo, de hecho a la mayoría les ‘pone’ escuchar lo que se denomina dirty talk que se refiere a todas esas palabras sexys, eróticas o románticas que se dedican las parejas cuando mantienen relaciones sexuales o cuando se comentar cuánto les está gustando el acto o qué cosas quieren hacer a continuación… todo eso está muy bien, pero cuidado con algunas palabras o frases que pueden destrozar el momento si no tenemos cuidado de que se nos escapen.

1. “¿Se te nota un poco cansado/a no?”

Fallo. Y gordo. Si te dan ganas de decírselo en plena acción o después de ella, mejor cállate. Tu pareja puede llegar a pensar que no lo ha hecho bien, que no te ha gustado lo suficiente, en definitiva que no ha mostrado tener la misma energía de siempre. Todos tenemos días malos así que lo mejor es perdonárselo y no darle mayor importancia.   

2. “Shh… Trata de no hacer mucho ruido”

Siempre se hacen ruidos en las relaciones sexuales cuando se está disfrutando y de hecho es muy excitable oírlo de tu pareja. Sin embargo, en ocasiones muchos se sienten incómodos si su amante profiere algún sonido por miedo o vergüenza a que alguien más lo oiga también. Por ejemplo si estás en casa de tus padres. Yo aconsejo buscar un lugar íntimo para disfrutar verdaderamente en lugar de mandar callar.

3. “Tengo ganas de ducharme”

Error. Puede ser que hayas sudado mucho después de hacerlo o que te apetezca un baño reconfortante después del sexo. Sin embargo, si lo dices durante o después, puedes provocar que tu pareja se ofenda o lo sienta mal en el sentido de que te sientes sucio o sucia. Lo más correcto sería disfrazar la frase diciendo: “¿Te apetece un baño juntos?”.

4. “¿Te falta mucho?”

El más típico. Y el mayor fallo. Justamente intentar acelerar el orgasmo de alguien es justamente lo que se necesita para que éste jamás ocurra. Si te sientes cansado con la postura que tenéis o simplemente no te apetece seguir con la misma pues cambia de técnica. Por ejemplo, pasa de sexo oral a manual o viceversa, o intenta hacer algo diferente que ayude a tu pareja a excitarse más aún.

5. “Hace falta hacer la compra: papel de baño, leche, huevos…”

Aunque parezca una broma, muchas parejas, sobre todo matrimonios, están pensando en la lista de la compra mientras intentan llegar al orgasmo porque aprovechan el momento que están solos para hablar de las cosas de la casa en el caso de que no se hayan visto en el día. Y, obviamente, llegar al orgasmos en esas condiciones, es imposible. Cualquier comentario que muestre falta de interés o concentración en el sexo es tremendamente desmotivante para la otra persona.

6. “¡Con un poco más de práctica lo clavas!”

Está claro que la calidad del sexo entre dos personas va mejorando conforme pasa el tiempo, pero esta frase le da a entender a tu pareja que algo está haciendo mal y eso puede hacerle sentir deprimido a cualquiera que se preste. Así que si piensas que necesita mejorar su técnica pues dile lo que quieres tal cual: “Me gustaría que me lo hicieras más rápido/despacio…etc.”

7. “¿A ti te ha gustado?”

Otra de las míticas. Vale, puede ser que en estos casos nuestra intención con esta pregunta sea la más buena del mundo pero las palabras que has elegido no son las más correctas porque hace pensar que a ti no te ha gustado demasiado. Entonces, la mejor solución es que antes de preguntar aclares que a ti te ha encantado. Por ejemplo: “¡Me ha gustado muchísimo! ¿A ti?”. Y listo.

¿Qué os ha parecido? ¿Cuál es lo peor que os han dicho durante el sexo? ¿Cuál es lo peor que tú has dicho? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.