Hoy estamos aquí, en Fnac Bilbao, porque has publicado “Cómo no tener la cocina como un cerdo”, ¿Qué nos ofreces esta vez después de todos los manuales que has escrito?
Más humor, más humor intentando siempre que sea acertado, que conecte con la gente, que se establezcan las complicidades necesarias para que se establezca el humor. Y en este caso pues me he ocupado del tema de la cocina porque veo que es un tema que en la intimidad todos lo sufrimos -o lo disfrutamos- y ahí había un campo de cultivo para establecer las complicidades y sobre todo para hablar de ese momento que es enfrentarte a lo que generalmente es ‘el proceso desagradable de la gastronomía’, que es ‘el después’. Con esa excusa, he hecho otro libro de humor.

Vas casi a libro por año desde que en 2005 escribiste “Todos Nacemos Vascos”… ¿Aún quedan cosas por contar?
En 7 años, 6 libros, sí, pero es algo que no elige uno. Yo ni el primero lo quería escribir, bueno, no es que no quisiera, es que no lo tenía pensado. Te llaman, lo escribes… te encargan otro… Entras ya en el mercado editorial y, bueno, los que van mandando son los que te leen. Por mi ritmo natural, no sé si hubiese escrito tanto, pero luego entras en esa dinámica y tengo que reconocer que esto me ha hecho vivir tiempos bonitos y me ha provocado el tener que ser constante, que al final es bueno.

Claro, porque con este tipo de libros aparte de querer enseñar, también aprendes tú un poco al escribirlos, ¿No?
Evidentemente. Cada libro escrito es una lección para mí mismo, es un reto que en principio lo veía complicado y lo he podido hacer. Al final es como todo en la vida, una maravilla que alguien te esté constantemente estimulando algo positivo, y en este caso los libros es el ejemplo de eso. Soy feliz, y ya con esta suma de libros voy entrando en esa dinámica en la que ya te crees que eres escritor. Los primeros son un juego y luego ya llega ese momento en el que si estás un tiempo sin escribir… sientes que te falta algo.


No es que te falten temas precisamente… Empezaste hablando del mundo vasco, luego concretaste en la mujer vasca, pasaste a la cocina… ¿Qué temas tienes en mente?
Voy un poco en coherencia con el público, con lo que se espera, con lo que la editorial quiere. Digamos que procuro ir de la mano con todo, no soy un rebelde que diga “quiero hacer esto por mis narices” (aunque puede que llegue un día en que lo haga), de momento me gusta ser coherente. Si los primeros temas gustaron y la gente pedía más, yo hice más. Y bueno, pues en este caso he hecho este libro que aunque la temática no sea vasca, aquí es algo especial, y no tengo ahora mismo temas en la cabeza. Estoy trabajando a gusto con una estela que voy siguiendo. Pero sobre todo me gusta escribir, me gusta el humor. Cabe cualquier posibilidad.

¿Sigues teniendo la ayuda de tus hermanos a la hora de escribir en este libro?
No, este libro lo he hecho yo sólo. Este y el anterior he sido yo sólo. Han sido circunstancias… En este caso, mi hermana trabajaba conmigo en el programa de televisión como guionista y ahora se dedica a otras cosas.

Aparte de todos estos libros, también tienes tu blog en El Correo…
Era diario hace años, luego lo he tenido abandonado… La relación con el blog es una relación que depende de dónde esté metido. Siempre que entro en la tele me absorbe demasiado y me cuesta compatibilizarlo con otras cosas. Va y viene en función de mis ocupaciones. Está ahí, no lo he cerrado, reconozco que ha habido épocas en las que ha sido la más importante de mis actividades y ahora mismo está ahí.

Dices que es un espacio para el intercambio de humor… ¿Cómo ves ese contacto más directo del público?
Cuando hice el blog era la primera que tenía un medio donde la gente podía interactuar. Yo que había hecho tele, radio, artículos… ¡Aquí ya podía recibir la respuesta de un público! El intercambio de humor quería decir que me esperaba que mi propuesta iba a tener una reacción, y quería que fuera de humor, no un intercambio de ostias. Es cierto que lo conseguí, hay un grupo de gente que me empezó a seguir desde el principio, con los que ahora tengo relación personal.

Podemos decir que eres muy polifacético. Televisión, radio, libros, teatro…
El teatro va y viene, como cuesta mucho viajar, hago cada cuatro años más o menos.

¿En qué te ves tú más cómodo?
Ya en todo. Aunque el medio donde quizá sí que pueda concentrar más mis habilidades sería la tele. Yo en la tele escribo guiones, interpreto, dirijo… Digamos que la tele sería un medio en el que puedo concentrar todas mis facetas.

Precisamente tu salto a la fama fue en la televisión, con “Vaya Semanita”… ¿Qué recuerdo guardas de todo lo que viviste ahí?
Guardo mucho. Cariño, sentirme privilegiado por haber vivido un programa potente, un consenso general de que el programa merezca la pena. Eso es muy difícil, generalmente no ocurre nunca en la vida. A mí me ocurrió una vez y por eso me siento privilegiado. Un orgullo, y un lujo haber estado en ese equipazo.

Ahora pasamos a preguntarte sobre los temas de la revista. Vives en Donosti, pero cuéntanos, ¿te gusta Bilbao?
¡No me gusta, soy un defensor! ¡Soy un enamorado, un abanderado de Bilbao! Ya sabéis que el guipuzcoano suele ser más beligerante con el bilbaíno, pues yo no sólo no lo soy, si no que a mí en Bilbao hace tiempo me empezaron a dar muestras de cariño… y entonces yo iba a Donosti y les decía “A ver, ¿Estamos locos? ¡Qué Bilbao es de puta madre! ¡Sed más abiertos!”. Me decían que me habían comido la cabeza (RISAS). Soy de Donosti pero hay que abrir un poco la mente. No hay motivo para la confrontación. Me encanta cómo es Bilbao, su apertura, cómo es la gente y su actitud ante la vida. Nosotros somos más zorros, más introspectivos… Yo amo Donosti, pero puedo amar también Bilbao.

¿Y en cuanto a pintxos? Ese eterno combate…
Mira, ahí tengo que decir que conozco mucho a Donosti, pero Bilbao no. Vengo mucho a Bilbao pero sólo para currar. Os animo a que me ayudéis a golfear por Bilbao. ¡Quiero aprovechar el Bilbao ocioso que no conozco! Hoy he llegado a las nueve de la mañana  y llevo ocho entrevistas. Me falta la cosa de quedarme un día a dormir aquí, ya que como siempre que he trabajado aquí y he tenido la casa cerca, he ido a dormir a Donosti. No conozco el Bilbao a tumba abierta. Pero ojo, Donosti es mucho Donosti.

¿Eres de leer?
Soy más de leer ensayos más que ficción. Por temporadas tengo un autor o tema que me seduce. En esa temporada puedo leer mucho y luego desconecto. No soy lector asiduo, pero cuando hay un tema me meto mucho, lo absorbo por obsesión casi. De Eduardo Mendoza, me gustó mucho “El asombroso Viaje de Pomponio Flato”. De David Safier también me gustó el “Yo, mi, me… Contigo”. Leo también mucho ensayo de psicología y antropología.

¿Y eres de los que pagan los 8€ por ir al cine?
No mucho, pero no por el pagar. A mí no me importa pagar en cultura. De hecho, el otro día, me gasté 70€ en discos. No es por eso, pero no me gusta mucho el plan de cine. Prefiero ver las películas en casa. Además no soy de ver películas justo cuando salen. Fíjate… vi “Avatar” el otro día.

En cuanto a música, ¿qué es lo que te gusta?
Tengo varias vertientes. La primera, en la que entienda la letra, en castellano. Me gusta Sabina por ejemplo. Y luego me gusta cualquier cantante que tenga una letra interesante, que entre sola. Tengo también la faceta de música instrumental… Bandas sonoras por ejemplo. También me gusta la música de guitarra, porque yo toco la guitarra.

¿Eres un chico tecnológico?
Sí, me gustan los juguetes. En cuanto a música tengo ordenadores para grabar, multipistas… No soy un pionero, un fanático, pero no me gusta quedarme descolgado. El iPad me lo compré hace unos meses porque necesitaba escribir en un viaje que hice y estoy descubriéndolo poco a poco . Pero me gusta saber que aunque lo tenga, que existe. Me gusta estar enterado. No quedarme en la Edad Media pero no intentar ser el avanzadilla. No tengo ningún problema en pedir ayuda y que me aconsejen sobre estos temas.

Muchas gracias Óscar por la entrevista, ¿Una firmita al libro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.