El Guggenheim de Bilbao acoge hasta el 8 de septiembre la exposición L’ ART EN GUERRE, más de 500 obras creadas entre 1938 y 1947 en Francia.

La muestra está dividida por secciones como “En los Campos” donde se exhiben obras realizadas en prisiones y campos de concentración o “Picasso en su taller” donde veremos las obras que hizo el pintor español durante su época de exilio en Francia, donde pudo volver a ver los horrores de la guerra.

Picasso-Femme-assise-dans-un-fauteil-394x500

FUENTE: GUGGENHEIM MUSEUM

La Segunda Guerra Mundial sólo asomaba la cabeza pero la angustia de la gente por otra guerra ya se plasmaba en el arte. Entre las obras encontramos cartas, pequeños dibujos hechos a lápiz, esculturas, pintura surrealista, fotografías…

elcorreo.com1

FUENTE: elcorreo.com

La entrada promete, la primera sala nos recibe con oscuridad. El techo cubierto de sacos nos introduce en un ambiente clandestino, sacos de almacén, de sótano, de trinchera… Obras surrealistas nos miran, nos hablan, nos cuentan su pavor y su desesperanza.

Caricaturescas imágenes de Hitler pintado como un loco nos recuerdan a las tiras cómicas de los periódicos, pero nos hacen pensar en lo tenebrosa que debía de ser la vida en esos tiempos.

Campos de concentración dibujados en pequeñas hojas de cuaderno y prisiones hechas con cajitas pequeñas donde los autores reproducen cada detalle de las celdas. Pájaros enjaulados, rostros de tristeza, paisajes deformados por el horror en las mentes de los artistas…

1artscape.fr

FUENTE: artscape.fr

La sensación al observar las obras es de una inevitable empatía, a 30 centímetros de los ojos del visitante se halla la tierra que el prisionero empleó para dar sentido a su cuadro. Hay cuerdas y piedras incrustadas en el lienzo. Una pequeña estampa pintada sobre un trozo de cartón, en cuyo reverso el autor escribió “nicht werfen”, en alemán “no tirar”. Es lo hermoso y a la vez agobiante de la exposición, ante ciertos cuadros uno puede imaginar cómo el fugitivo del régimen nacionalsocialista plasma en forma de óleo los gritos que no puede liberar.

Joseph-Steib-La-Conquerante-359x500

FUENTE: GUGGENHEIM MUSEUM

No son sólo grandes pinturas, es imposible no sobrecogerse ante las cartas que los niños españoles dieron a las tripulaciones de los barcos que los llevaron lejos de la guerra. Coloreados dibujos de barcos y de casas que esconden la cruda realidad de una infancia arrancada y violada de quienes casi inconscientemente estaban siendo exiliados. “Gracias por el trato que nos habéis dado”, “que tengáis un buen viaje de vuelta”… Deseos de aquellos con quienes la historia de la humanidad tiene una deuda pendiente, una deuda que no se puede pagar. No es posible para ningún visitante el mostrar indiferencia ante estas “obras de arte”.

Una escultura me ha causado especial asombro. Una mantis religiosa de metal ocupa el centro de una de las salas. Lentamente me he ido acercando hasta percatarme de que sus pinzas son famélicos dedos y de que su delgada cara de insecto es en realidad la cara de un hombre. En ese instante ves delante de ti a los millones de presos que murieron de inanición en los campos, las fotos de esas momias andantes, esqueletos vivos recubiertos de una fina capa de piel… Es difícil asimilar que has confundido la figura de un bicho con la de un ser humano, pero es una imagen que no se aleja de la realidad.

elcorreo.com

FUENTE: eldiario.es

Y a pocos pasos de todo esto podemos ver documentos del gobierno colaboracionista del Mariscal Pétain, fotografías de Hitler con sus colegas Franco y Mussolini. Carteles de propaganda que ilustran a una madre alemana alzando a su hijo en una pose de felicidad, muy alejada de la visión de los artistas de la época que inmortalizaban en sus creaciones su impotencia, su rabia y su debilidad.

Visita obligada.

2 Responses

  1. Jon García Prieto

    Gracias hombre!! Pues tienes hasta el 8 de Septiembre para ver la exposición aquí, después seguramente volverá a París. Un saludo a México desde Bilbao!!

    Responder
  2. Jaime Fernando

    Excelente articulo, me he transportado hasta el guggenheim, felicitaciones compadre, saludos desde sinaloa , México!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.