El nuevo sistema operativo de Microsoft, Windows 8, ha sido una de las novedades más afamadas que la empresa estadounidense con sede en Redmond ha presentado en el 2013. Hay que comprender el nuevo SO como una evolución lógica de Windows 7: por un lado, se caracteriza por una serie de mejoras internas enfocadas a una eficiente explotación de los procesadores y una mayor ligereza en todo el entorno Windows, y por otro, por exhibir un novedoso lavado de imagen exterior. Respecto a este último punto, todo el interfaz de usuario (tanto del sistema como de las aplicaciones que el consumidor puede instalar independientemente) ha sido optimizado al completo para un uso táctil del mismo.

Pantalla inicio Windows 8

Pantalla de Inicio del nuevo Windows 8, optimizada para la manipulación tactil. Fuente: MICROSOFT.COM

Las virtudes del nuevo Windows 8, en un afán de enumerarlas, son muchas más, y serán analizadas profundamente en una entrada que se publicará dentro de poco en esta misma revista. No obstante, en el presente artículo versaremos sobre la adaptación de la potencialidad táctil del nuevo Windows en un revolucionario dispositivo pensado, desarrollado y fabricado exclusivamente por Microsoft y presentado el pasado 30 de mayo en España. Hablamos de la primera generación de la Surface Pro.

Surface

La eficacia y potencia de un PC compactado en poco más de 1 cm de espesor. Fuente: MICROSOFT.COM

Quien conozca la Surface RT no sentirá una innovación tan impactante con el aparato recién estrenado, pues, a simple vista, la Surface Pro es (casi) igual que su hermana menor. No obstante, aunque ambos dispositivos presenten rasgos similares en cuanto a su imagen, la nueva Surface Pro se diferencia del anterior modelo por la fuerza bestial que ampara en su interior. Y es que, calificar la Surface Pro como una “simple” tableta es no conocer las características del dispositivo. Hablamos de un poderoso equipo en forma de tableta de menos de 1 kg que incluye un procesador Intel® CoreTM i5, 4 GB de RAM y compatible con la gama más amplia de periféricos y software; es decir, la eficacia y potencia de un PC compactado en poco más de 1 cm de espesor.

Surface-RT-20-720x430

A través de la Tienda Windows se pueden instalar infinidad de aplicaciones. Fuente: GIZMOLOGIA.COM

Estrenada en dos modelos diferentes en función de su capacidad de almacenamiento, a saber, 64 y 128 GB, con su amplia pantalla de 10,6 pulgadas a 1920×1080 de resolución, el aparato concede al usuario la posibilidad de explotar las características de un verdadero computador, pues, según los propios ingenieros de Microsoft, la Surface Pro es capaz de ejecutar tanto las aplicaciones ofimáticas más famosas del mercado como aquellos programas más pesados enfocados a una clientela más especialista y exigente (Photoshop, Visual Studio, etc.), además de juegos con potentes requerimientos gráficos satisfechos con una tarjeta gráfica Intel HD Graphics 4000, todo manipulado con increíbles gestos multitouch. No es necesario desglosar ni tan siquiera la capacidad del dispositivo para consumir las necesidades sociales y culturales de los usuarios con sus apps integradas de Correo, Música, Vídeos, y todo aquello que se desee descargar a través de la Tienda Windows (aplicaciones de noticias, redes sociales, utilidades, etc.). Ítem, las aplicaciones de Fotos y Vídeos se complementan a la perfección con la cámara trasera y delantera que permiten capturar los momentos más exclusivos y hacer videoconferencias a menos de 3 clics.

La dignidad tecnológica del Surface Pro no se limita a lo dicho. En la condición de ser un PC compactado en una tableta táctil, presenta un puerto USB 3.0 capaz que transferir datos a velocidad bastante mayor que el hasta ahora habitual USB 2.0. Evidentemente, con su antena Wifi (802.11a/b/g/n) y Bluetooth 4.0 integrados, la Surface Pro se convierte en un ordenador fácilmente portable, si bien se echa de menos su compatibilidad con tarjetas SIM para poder gozar del 3G o el recién lanzado 4G en España. 

Puertos

Los puertos disponibles en la Surface Pro son: USB 3.0, ranura de tarjeta microSDXC, toma de auriculares y Mini DisplayPort. Fuente: MICROSOFT.COM

Entre tantas alabanzas al nuevo juguete de Microsoft, es preciso decir que la compañía ha anunciado que la potencia de esta tableta sacrifica notablemente su autonomía. De hecho, este es el talón de Aquiles del dispositivo pues teóricamente, funcionando a toda potencia, soporta escasamente cuatro horas, seis si solo se emplea para navegar por la red.

Aunque las capacidades táctiles del equipo se manipulan perfectamente mediante los dedos, la Surface Pro incluye gratuitamente un lápiz digital, lo que permite agregar toques personales fácilmente. No solo eso, pues la Surface Pro (al igual que su hermana Surface RT) permite el acoplamiento magnético de un teclado superdelgado y resistente que facilita la escritura al usuario, y que sirve además de tapa protectora para la pantalla del dispositivo. Este se vende por separado a un precio de 119,99€ para la modalidad de teclado sensible a la presión táctil (disponible en varios colores) y la modalidad de teclado físico convencional por 129,99€ (solo disponible en negro).

touch cover

A la Surface Pro se le pueden acoplar sencillamente distintos tipos de teclados, disponibles en varios colores al gusto del consumidor. Fuente: MICROSOFT.COM

 

Lápiz incluido

Surface Pro incluye un lápiz digital que puede utilizarse para escribir o dibujar en aplicaciones como OneNote y Fresh Paint. Fuente: MICROSOFT.COM

Respecto al precio, el capricho es caro: 879 y 979 euros para los modelos de 64 y 128 GB respectivamente (IVA incluido). Siendo críticos, empero, hay que comprender que con esta compra no nos hacemos con una tableta que reduce las necesidades del usuario a un mero consumo de multimedia y redes sociales, sino que es una verdadera computadora portátil que aprovecha completamente las virtudes del nuevo sistema operativo táctil.

Personalmente aún no he tenido ocasión de evaluar todas las características citadas con cierta tranquilidad y de manera pormenorizada, puesto que las veces que he trasteado con la Surface ha sido en aquellas versiones de prueba que las grandes superficies comerciales han cedido para convencer a los compradores. De todas formas, utilizándolo durante 20 minutos y acudiendo a ciertas demostraciones públicas del aparato, me ha sorprendido su rápida respuesta respecto a la apertura de las aplicaciones y la fluidez general del sistema. Entre sus virtudes más sobresalientes destacaría su diseño y acabado (sobretodo por el soporte Kickstand integrado que ofrece apoyo a la Surface), su brillante pantalla y eficacia global, mientras que como puntos negativos señalaría la poca calidad de las cámaras y su autonomía limitada.

soporte Kickstand

El soporte Kickstand integrado ofrece apoyo y flexibilidad sin límites. Permite ver una película o trabajar con el dispositivo sin sujetarlo físicamente. Fuente: ELEVENTEL.ES

La Surface Pro está a la venta en Microsoft StoreFNACMedia Markt y el Corte Inglés. Para consultar más información sobre el dispositivo, podéis acudir a la web oficial de la Surface.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.