Ligar no es una tarea nada fácil. Y los que mejor lo saben son los Seis tipos de Cazadores Nocturnos. ¿Te identificas con alguno de ellos?

A los chicos les encantan que ellas tomen la iniciativa, que no os engañen con lo contrario. Una mujer mandona y decidida les atrae mucho más que una tímida de la que haya que tirar siempre, por muy buena que esté. Pero la pura verdad es que siempre ellos acaban tirándose a la piscina. Aparte de que lo mejor para ligar de verdad es no salir de casa con esa idea, tras largas noches de fiesta y juerga de observación he conseguido jerarquizar cinco perfiles de ligones empedernidos:

El Kamikaze: es el típico amigo con bajos niveles de autoestima y altos niveles de alcohol en sangre que es incapaz de entender las negativas de una chica. Le pone la cabeza como un bombo pero el tío erre que erre. Siempre necesita de la intervención de un buen colega que le libre de un tortazo.

El Oso Amoroso: le presentan la chica en cuestión y rápidamente se queda prendado de su risa y su carita según se la presentan. Incluso ya está pensado en el nombre de los hijos que tendrán en un futuro. Charlan horas y horas, se van juntos a desayunar chocolate con churros a las 7 de la mañana. En ese momento ella se levanta, para un taxi y el oso amoroso se queda con cara de póquer. Normalmente este tipo de conquistador necesita de un empujón de algún colega para poder lanzarse.

El Arquero: es un experto tirador que sabe perfectamente que cuantas más flechas consiga lanzar más oportunidades tendrá de hacer diana. Como suelen decir: “En una noche 40 negativas y un sí, es, al final, un sí”. Por eso mismo le tira la caña a todo lo que se mueve. Y lógicamente, alguna cae. Este espécimen es muy difícil de detectar por parte de las féminas porque nunca repite la flecha en el mismo objetivo.

El Pulpo: suelen entrar en acción y aparearse en medio de la discoteca abarrotada de gente. Detectan a la presa entre la multitud, conversan durante 25 segundos y seguidamente se lanzan a comerse la boca y meterse mano hasta en el carnet de identidad, y después cada uno para su casita. Es un misterio el por qué de esta conducta, pero se cree que se debe a la falta de cópula y la necesidad sexual.

El Globo Sonda: suele actuar en función de su falta de valentía y el miedo al ridículo. Utiliza la conocidísima frase: “Perdona, pero le gustas a mi amigo, ¿quieres que le diga algo de tu parte?” Es lo más horroroso para una chica. Menuda situación. Desde la lejanía los colegas nunca suelen oír lo que ha dicho la chica pero solo con verle la cara de asco que pone, ya se sabe que solo traerá malos resultados…

¿Te consideras ligón? ¿Te identificas con alguno de ellos?

Una Respuesta

  1. pollo

    D: yo soy tímido pero no soy sonda D: intento ser gracioso con ellas y amigable, pero cuando es de ligar me pongo muy nervioso :s

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.