Agosto llegaba a su fin, pero todavía quedaba lo mejor. En plena Aste Nagusia, ¡no podía haber elegido Goyo Jiménez mejor fecha para venir! El público no le podría haber recibido mejor, incluso tuvieron que ampliar funciones. Un calor sofocante abrasaba Bilbao, pero aún así elegí vestir con pantalones largos, “hay que ir elegantes”, pensé, que no siempre tiene uno el placer de entrevistar al que posiblemente sea el mejor humorista del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.