Cómo hacer una maleta low cost y no morir en el intento

Después de idas y venidas, de viajes largos, cortos y escapadas de 2 o 3 días he descubierto que quizás haya nacido para hacer maletas en los 15 minutos antes de irme sin olvidarme nada de lo imprescindible. Hace unos días leí que según un estudio las cosas que más nos dejamos al viajar son el cepillo de dientes o el pijama. Quizás sea porque es lo último que nos quitamos o lo último que usamos antes de meterlo al neceser.

Creo que una maleta de invierno es muy diferente a una de verano. Hay que tomársela con otra filosofía, con más ánimos o mejor dicho con más paciencia. Y es que nos planteamos, ¿cómo meter tanto en tan poco espacio?, recordad que como el titular reza, hablamos de maletas low cost, así que no penséis en llevaros medio armario.

Algo que he aprendido con los años es que sacar las cosas del armario e ir metiéndolas en la maleta según se te van ocurriendo es una pérdida de tiempo. El cerebro humano funciona mucho mejor si trabaja junto con el ojo, así que es buena idea disponer todo lo que queremos cargar con nosotros sobre la cama para saber qué nos queremos llevar y darnos cuenta de qué no es realmente necesario.

41539-4c346_haciendo-la-maletaDG-crop

Otra de las claves, y que nunca falla es algo que yo lo he convertido en máxima “todo aquello que pueda ir enrollado, que vaya enrollado”, es decir, hacer rollitos con las prendas de punto o vaqueros, ocupan la mitad y se arrugan mucho menos, consiste en crear una base de estos rollitos y poner encima todo aquello que se pueda arrugar, es decir, camisetas o camisas. A la ropa interior le he descubierto un maravilloso mundo nuevo dentro de los zapatos, total es un hueco que viaja ahí, solo y desaprovechado, y algo tan pequeñito cabe fácilmente y nuevamente ahorramos espacio.

Por último solo nos quedan los zapatos. Hay gente que dice que le funciona ponerlos contra las paredes de la maleta, pero a mi sinceramente, o soy muy torpe y no se la técnica o realmente no sirve de nada. Ya solo nos queda el neceser y el cargador, otro de los grandes olvidados.

Espero que viajéis mucho y no perdáis nunca más vuestro preciado tiempo pensando en cómo organizaros la maleta. ¡Ah y recordad! Nuestros dientes también necesitan mimos, y no sabemos a dónde vamos como para arriesgarnos a dormir en ropa interior.

Ahora… espero que tengáis un 2014 plagado de viajes y sobre todo que seáis muy felices.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.