Y Leonard Cohen se hizo danés

Bailar en la oscuridad, la obra maestra de Lars von Trier, ya evidenció que el musical danés poco tenía que ver con las cintas alegres y desenfadadas que Hollywood produjo en los años cincuenta y sesenta, la época dorada del género. Ahora, Alguien a quien amar, de la directora Pernille Fischer Christensen, prescinde de los números de baile, pero vuelve a utilizar un gran número de canciones para narrar el drama de un cantautor folk claramente inspirado en la figura y voz de Leonard Cohen.

Presentada en el pasado festival de Berlín y, esta misma semana, en la competición de la SEMINCI de Valladolid, Alguien a quien amar es la historia de Thomas Jacob (Mikael Persbrandt), músico de fama mundial que regresa a su Dinamarca natal para grabar un disco. Durante la estancia, también se verá obligado a retomar la relación con su hija drogadicta, a quien no ha visto en años, y a cuidar de un nieto al que ni siquiera conocía.

Si bien la premisa no resulta especialmente novedosa y puede parecer sentimental, está realzada por un guion y una ejecución llenos de matices, complejidad y situaciones desgarradoras. Como es costumbre en el cine escandinavo, y particularmente en el danés, la realizadora opta por un enfoque realista que no rehúye los aspectos más sombríos de sus personajes y los espacios grises en los que se mueven. En casi ningún momento se embellece la realidad, aunque la cineasta tampoco se regocija en el sufrimiento de sus personajes. Se trata de mostrar con gran detalle a unos individuos imperfectos, que han cometido errores en sus vidas, pero que también intentan romper con el pasado. El juicio y la reflexión sobre las actitudes vistas en la pantalla ya los realizará con posterioridad el espectador.

ALGUIEN_A_QUIEN_AMAR_07.jpg_cmyk

Pero, para lograr transmitir esa paleta de matices que invita al público a reflexionar, no basta con un guion maduro y una dirección inteligente. Los actores son tan fundamentales como el libreto y la realización. Mikael Persbrandt, a quien hemos visto en la oscarizada En un mundo mejor (Susanne Bier, 2010) y en El hipnotista (Lasse Hallström, 2012), transmite las complejas emociones de su personaje con una asombrosa economía de gestos y una mirada penetrante que, junto a una acertada caracterización, revelan el pasado y presente de un ser aislado, volcado en la creación musical y, en apariencia, indiferente ante su entorno.

Es necesario subrayar que a ese aislamiento contribuye la propia voluntad de Jacob, pero también la labor de una representante que organiza cada momento de su vida. Pocas veces una cinta ha mostrado de un modo tan natural el trabajo de un mánager, la gestión de los compromisos profesionales y personales de una estrella, hasta el punto de que al artista se le evita tomar cualquier decisión y contactar con el mundo real, un mundo al que el protagonista se ve forzado a enfrentarse de forma repentina e inesperada. Por tanto, la inclusión de escenas en las que la representante gestiona la agenda del personaje principal va más allá del retrato de una actividad profesional; funciona como recordatorio de la falta de experiencia del protagonista a la hora de afrontar los problemas de la vida real.

Someonew You Love

Una revelación y folk danés

Una vida real en la que se encuentra su nieto Noa, a quien da vida con sorprendente madurez y profesionalidad el joven Sofus Rønnov, la gran revelación de la película. Tampoco desmerecen la labor de Trine Dyrhom como productora de Jacob y la interpretación de Birgitte Hjort Sørensen como hija drogadicta y falta de afecto. Ni las excelentes canciones, con unas letras que complementan a la perfección los diálogos del protagonista.

Entre los defectos de Alguien a quien amar, más allá de la premisa escasamente original, se podría citar un desenlace que cede a las convenciones del cine más comercial y convencional, aunque tras esta decisión también puede esconderse el deseo de la directora de arrojar un poco de luz ante tanta oscuridad. Después de todo, la vida también ofrece algunos momentos felices. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.