Carmen Machi: “Siempre que haya vida, habrá actores”

1

Lleva más de 30 años en la interpretación y es, por méritos propios, uno de los rostros más conocidos de nuestra televisión. Siempre será recordada por haber sido la entrañable Aída, pero en estos momentos lo que le ocupa es la obra teatral Los Mácbez. Todavía puede disfrutar del éxito de Ocho Apellidos Vascos cuando ya tiene a la vista su segunda parte, junto con tres proyectos cinematográficos más. Ha trabajado tres veces con Almodóvar, y es una auténtica reina de la comedia nacional, pero antes de eso, también trabajó sin cobrar. Carmen Machi no tiene mucho tiempo libre, pero minutos antes de salir al escenario dedicó unos minutos a charlar con Pepucomag.

¡Buenas tardes Carmen! Bueno cuéntanos un poco quiénes son Los Mácbez
En la obra original de Shakespeare, se puso Mácbez porque daba nombre al varón. En este caso se pluralizan los nombres porque se consideraba que Los Mácbez, son un monstruo de dos cabezas y que Lady Mácbez es el complemento de él, y viceversa. Digamos que la parte de ella es la parte pensante, la parte pragmática, la parte sin escrúpulos. Y digamos que él es la parte ejecutora. Los Mácbez simbolizan la ambición desmesurada, el poder… en nuestro caso lo hemos trasladado a la Xunta de Galicia, hemos pasado los reyes y la monarquía a la figura política.

Es curioso cómo puede encajar algo que pasa en la Escocia medieval a la Galicia actual…
Quiero apuntar que la Galicia actual no es señalar con el dedo a nadie. Estamos hablando de la corrupción del país. En este momento España es diversa y plural y en todas partes cuecen bastantes habas.

¿Cómo ha sido para ti meterte en la piel de tu personaje?
Lady Mácbez una mujer que forma parte de la historia del teatro universal, es muy poderosa. Es curioso porque es uno de los personajes femeninos más emblemáticos que existen pero curiosamente no es protagonista en su función. La manera de trabajar ha sido desmenuzar mucho e ir al fondo de la cuestión, sobre todo la cuestión piscológica. Hay que trabajar mucho desde la insatisfacción, que está merodeando todo el rato por la función. Estos dos señores son unos insatisfechos en todos los terrenos, seguramente hasta en lo sexual. Es lo que pasa con el poder, lo tienes y todavía no estás feliz y te lleva a la locura.

De gira vas a estar hasta enero de 2015, aparte de cuatro proyectos que tienes para la pantalla el año que viene. Carmen, ¿tú no pasas mucho por casa, no?
Que va, la tengo súper sucia (risas). Pues no y por fortuna. Porque si te gusta el trabajo que estás haciendo es lo que hay. Este oficio es una manera de vivir sobre todo por el teatro, que me gusta mucho.

Llevas más de 30 años en el teatro, pero también has hecho cine, videoclips, monólogos, doblaje… ¿qué ha sido lo mejor de todo esto?
Sería más fácil decir qué no me ha gustado. Cada cosa tiene su momento, a veces miras atrás y hay cosas que te gustaría volver a hacer, porque igual no las hiciste bien del todo, pero sobre todo siempre a su momento cada cosa.

¿Cómo ves la situación del teatro actualmente?
Cuando estás trabajando, viviendo de ello y comiendo de ello a veces no eres tan consciente de lo que pasa. Pero hay algo que está pasando, y es que las salas yo las veo con mucha gente. Yo el teatro lo veo en crisis a nivel creativo. El teatro es un lugar de encuentro donde todos nos encontramos cómodos. Pero si es cierto, que nos lo está poniendo muy complicado el famoso IVA de las narices. Hay mucho dinero que se debe, existen compañías a las que no se les ha podido pagar la gira. Todo va en función del dinero, no de lo artístico.

¿Crees que hoy en día es difícil ser actor?
No. Es igual de difícil que antes. Ser actor es una necesidad de manifestar artísticamente algo, eso se hace sin necesidad de otro instrumento que no seas tú. Por ganas de hacer se hacen cosas, ahora están surgiendo muchas compañías en Madrid, Barcelona, seguro que aquí también. Eso no te hace difícil ser actor, pero vivir de ello, igual que antes. Siempre que haya vida, habrá actores.

Seguramente alguien te ha llamado Aída por la calle, ¿eso es bueno o malo?
La televisión tiene un reclamo brutal. Yo he estado haciendo ese personaje 10 años de mi vida compaginándolo con otras cosas. Luego, no voy a pretender que eso no tenga repercusión. Aída era una persona muy entrañable con la que se identificaba mucha gente, era una persona muy cercana. La gente empatizaba mucho con ella y a mí me han pasado cosas magníficas a nivel humano. Hay mucha gente que me ha dicho que le he ayudado mucho, solo al verme. Me he llenado de regalos emocionales en la vida. Luego también hay una parte que es excesiva, te conoce tu cara todo cristo. Hay días que no tienes el aguante ni la energía. Lo peor es que ahora todo el mundo tiene un móvil con cámara y se da por hecho, que porque te ven, ya te tienes que hacer una foto con ellos.

¿Te podrías haber imaginado en algún momento de tu vida haber hecho reír a tanta gente?
No. Ni siquiera cuando está ocurriendo eres consciente. No eres consciente de nada de eso.

Has sido una reina de la comedia, no nos lo podrás negar… desde luego se te daba bien hacer reír. Qué prefieres ¿drama o comedia?
No he dejado de hacer comedia. Pero yo prefiero hacer drama. La comedia es muy gratificante. Emocionarte y hacer emocionar en el escenario es divertidísimo. Yo me lo paso bomba en el drama. No hay una preferencia. Yo he hecho muchos tipos de comedia. Yo de todas las maneras me divierto siempre mucho.

Cómo te sientes más cómoda, ¿con el teatro o delante de una cámara?
Cómoda con el teatro. Es lo que menos miedo me da, donde más controlo. Pero es por el tiempo que he dedicado. Delante de una cámara nunca sabes lo que estás haciendo. Pero el cine es magia. Es una maravilla, me encanta.

¿Alguna anécdota que recuerdes de tus inicios como actriz?
Bueno anécdota… me he caído del escenario dos veces, no tengo sentido de la orientación. Pero porque eran inicios, la producción era muy precaria. Ha habido muchas anécdotas.

Después de la resaca de Ocho apellidos vascos… parece ser que va a haber una segunda parte y que vais a repetir reparto.
Si es así, pero todavía no tenemos ni idea, ni de dónde transcurre ni nada. A mí me gustaría que fuera aquí, en País Vasco. Me da pena no contestarte. Pero no sabemos nada.

¿Tienes algún ritual antes de salir a escena?
Yo me santiguo 3 veces y ya está. Y como manía, no me gusta mucho por ejemplo estar con el vestuario del personaje mucho tiempo antes de la obra, para no contaminarlo de mí.

Gonzalo y Aurora, redactores de Pepucomag, con Carmen Machi

Gonzalo y Aurora, redactores de Pepucomag, con Carmen Machi

Carmen, ahora nos gustaría que respondieras a algunas preguntas sobre nuestras temáticas en Pepucomag.

¿Algún actor o actriz que te inspire?
En este momento Javier Gutiérrez por compartir escenario conmigo y porque es muy importante para mí. El mejor compañero que se puede tener.

¿Libro que te haya hecho reír?
Más que un libro, los guiones me hacen más reír. Los guiones de Almodóvar, sin duda. Cuando los lees por primer vez sobre todo, porque tiene una manera de escribir que te lo imaginas todo. Y también yo personalmente, me reí mucho leyendo el guión de ‘Ocho apellidos vascos’.

Un país en el que te gustaría actuar.
Pues he estado en muchos países actuando ¡pero mira nunca en Argentina!

¡¡¡Muchas gracias Carmen!!!

Y gracias también a Gonzalo Larreategui, redactor de Pepucomag, que me acompañó en la aventura hasta el camerino de Carmen en el Teatro Arriaga de Bilbao.

Una Respuesta

  1. Hola

    Un consejo… lo de poner vuestra foto con los entrevistados no queda NADA profesional y le da un regusto cutre a una página que podría estar bastante bien.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.