Suspenso en dirección

Tras los recitales interpretativos de Ryan Gosling en Blue Valentine (2010), drive(2011) y Los idus de marzo (2011), se le coronó, quizá con cierta celeridad, como el mejor actor de su generación (otro más). Sin embargo, tras ese trío de aplaudidas composiciones, Gosling también demostró que se podía acomodar y sucumbir a la pereza. Tanto en Cruce de caminos (2012) como en Solo Dios perdona (2013), el canadiense se limitó a repetir el icónico papel del conductor que creó en Drive, pero con muchos menos matices y profundidad. En definitiva, se caricaturizó y aburrió.

“Necesito tomarme un descanso de mí mismo y creo que el público también” reconoció en 2013 a la agencia Associated Press, a la cual también confesó que había “perdido la perspectiva” sobre lo que estaba haciendo y que creía que le iría bien detenerse y reflexionar sobre lo que hace y cómo lo hace.

Descansó, desapareció del encuadre de la cámara y se situó tras el objetivo para debutar en la dirección con Lost River. Que el cambio no dio los resultados esperados ya se pudo comprobar en el pasado festival de Cannes, donde la cinta compitió en la sección Una Cierta Mirada y fue masacrada por la crítica. No es para menos.

lost-rb_2917023b

La sinopsis de la película ya anticipa una propuesta experimental y delirante. También se podría añadir el término fallida. En una ciudad arruinada y en ruinas, Lost River (véase Detroit), viven una madre y sus dos hijos ahogados por la posibilidad de perder una casa cuya hipoteca no alcanzan a pagar. Para salir adelante, ella (Christina Hendricks) comienza a trabajar en un club nocturno directamente extraído de Mulholland drive (2001), mientras que su hijo mayor (Iain De Caestecker) intenta conseguir dinero con robos de chatarra, lo cual le enfrentará a Bully (Matt Smith) y también le llevará a descubrir una ciudad submarina. Huele a pretencioso y vacío. Lo es.

Sin duda, ryan Gosling demuestra conocer el trabajo de los mejores cineastas con constantes referencias a David Lynch, Nicolas Winding Refn (su padrino), Leos Carax y Terrence Malick. También imprime a la película un aire de cuento macabro al más puro estilo de los hermanos Grimm. Pero las alusiones a autores reconocidos solo se plasman en la forma, nunca en el contenido y, en consecuencia, las poderosas, que no originales, imágenes pierden la mayor parte de su capacidad sugestiva y se convierten en meros artificios plásticos conjuntados con gusto y acompañados de una música acertada. Pero decir, dicen poco.

¿Por qué estas imágenes se quedan mudas? Porque Ryan Gosling, al menos en esta obra, se revela como un pésimo narrador y guionista. El principal problema es que el canadiense no sabe construir un discurso o, peor aún, no tiene nada que comunicar. Se atisban elementos de crítica socioeconómica como la crisis de las hipotecas y la creciente desigualdad, se esbozan reflexiones sobre el miedo y la inacción, pero no se llega a construir un mecanismo que articule estos y otros elementos perdidos en un laberinto de imágenes más o menos surrealistas. El metraje camina sin rumbo, con constantes muestras de pretenciosidad y superficialidad que agotan y aburren al espectador.

CannesLostRiver

Algo mejor parados salen los intérpretes. Christina Hendricks mantiene el tipo como una madre menos desvalida de lo que deja entrever en público, mientras que Iain De Caestecker, Matt Smith y Saoirse Ronan componen con profesionalidad unos personajes bastante simples. Desde luego, no logran salvar la función.

Es el balance de la primera aventura de Ryan Gosling en la dirección. El resultado no ha sido satisfactorio. Incluso Warner Bros, que compró los derechos de distribución en Estados Unidos, intentó venderlos a otra empresa y, finalmente, la ha estrenado en tres cines. ¿Se colocará una vez más en la silla de director este astro de Hollywood? ¿O preferirá concentrarse en la actuación? Por el momento, parece haberse decantado por la segunda opción. Gosling vuelve a encadenar rodajes y personajes. Esperemos que sean más completos que sus últimos trabajos delante y detrás de las cámaras.              

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.