El sexo todo lo(cura)

Hay quien ha dejado de entender el sexo como aquella vieja forma de expresar el amor. En este mundo en el que cada vez prima más el sexo sin compromiso, con prisa y sin poca prosa, ni mucho menos hablemos de versos. Pero no hay mejor poesía que recorrer el skyline que forma la figura de vuestro amor con la punta de los dedos, mientras esperas el segundo round en el que demostrar que los minutos saben volar si juegas al truco o trato con las prendas adecuadas.

Os propongo salir de esa rutina del sexo por compromiso con vuestra pareja, romper los tabús y  la rutina, y devolver al sexo esa esencia de algo especial. Y olvidar la idea de ese “hacer el amor bonito” en el que no caben uñas que se deslizan por la espalda buscando un punto de amarre para llevar a roma el desorden que forma  el amor.

Debemos de romper los clichés de ese amor bonito, que creemos que no puede tener ese lado más salvaje y canalla que puede tener una relación sin compromiso. Pero de hecho soy de los que piensan que no hay nada mejor en esto de “hacer el amor” que deshacer la cama. Que no hay nada que erice más los pelos que seguir a besos caminos innombrables, de aquellos que no importa si repetimos un millón de veces por que no hay mejor sensación.

Propongo la iniciativa de los desayunos de domingos que se complican y acaban convirtiéndose en domingos de vivir enredados entre las sábanas. Besos por pasión no por rutina, sorprender a tu pareja en cada experiencia y dejarla con ganas de repetir, que quiera secuelas de esa película para ver como continúa el relato. No os volváis el vibrador que se queda sin pilas y se vuelve soso de tu pareja, busca aparecer en los mejores sueños de tu pareja.

Pero al final el amor es eso hacer juntos maldades. Que el sexo todo lo alivia y todo lo cura, desde las tensiones y discusiones, hasta esos “Hoy no que me duele la cabeza” imprevistos, para dejar atrás esos dolores de cabeza y se nos olviden las preocupaciones. Es la base de esa línea de puntos que nos separa más allá de las barreras del follar por rutina, al hacerlo por diversión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *