Cobra y Minor Empires dieron una lección sobre cómo afrontar un directo el pasado 12 de marzo en el Kafe Antzokia de Bilbao.

         Acostumbrados a una sociedad musical llena de cartolas y borreguismos, es de agradecer las pinceladas de calidad que aterrizan de vez en vez en Bilbao. Quedan pequeños retales de promotoras que se dedican a mirar “en” y no “a través” de la música y que nos brindan veladas como la del pasado sábado. El escenario es ya todo un referente bilbaíno, el Kafe Antzokia, un lugar muy propicio para hacer vibrar unas cuantas almas y las dos bandas son perros viejos en lo que al arte de hacer sudar se refiere.

Los madrileños Minor Empires fueron los encargados de caldear el ambiente ante un público tímido y ciertamente poco preparado para ver grupos que, más que telonear, rompen los telones. Acordes que pueden recordar a grupos como “A Perfect Circle” o a los propios “Nothink”, y es que estos últimos y Minor Empires comparten vocalista, Juan Blas. El cuarteto salió a rugir y desde la primera canción quedó claro que no iban a ser la sombra de nadie esa noche. Presentaban su nuevo trabajo  “United States of Emergency, Vol. 1”, una joya digna de ser estudiada una y otra vez con temas contundentes como “The Escapist” o delirios de sutileza como “If I´m Gone”. Una puesta en escena sencilla: ni telones, ni uniformes, nada que enmascare lo realmente importante para ellos, su música, su energía y su particular carpe diem sobre el escenario. Sabían a lo que habían salido y poco a poco se fueron metiendo al público en el bolsillo, cosa muy difícil de conseguir la mayoría de las veces. Salvando un pequeño incidente con la mesa de luces, todo el concierto fue de 10, y es que muchas veces no tenemos en cuenta la importancia de los técnicos, que pueden hacer que un concierto sea de diez o digno de ser olvidado.

Fotografía: Eider Iturriaga

Fotografía: Eider Iturriaga

Salieron Cobra, jugando en casa y con una formación que era como las selecciones de fútbol. Cuenta con miembros que ahora mismo tocan en grupos que están en la cresta de la ola como David de Berri Txarrak o Ekain de Dinero. Esto no quiere decir que tanto Lete (voz) como Josu (guitarra) tengan un papel segundón ya que el peso de esta banda recae en la contundencia de su sonido y la crudeza de sus voces. Sí que se notaba que tenían al público más a su favor que los madrileños, supongo que por ser los locales y por llevar más años como banda. Su nuevo disco “Riffyard” es un homenaje al riff, ritmos contundentes, voces desgarradas y bajos que van de la mano con las distorsionadas guitarras. Empezaron como una apisonadora y acabaron con parte del público casi encima del escenario. La única pega que les podría encontrar es que fueron muy muy intensos durante todo el concierto y quizá eché de menos algún tema más a medio tiempo para coger un poco de aire.

Fotografía: Eider Iturriaga

Fotografía: Eider Iturriaga

Lo cierto es que se agradecen conciertos de esta calidad en nuestra ciudad, pero es una pena que solo unos pocos consigan el cartel de “sold out” a pesar de que en éste el teatro estaba más bien lleno. Seguiremos confiando en la difusión de la cultura musical y en la apuesta de este tipo de eventos y es que, no solo del BBK Live vive Bilbao.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.