Bowie inédito: la música que está por venir

Por Lázaro Louzao

El pasado 10 de enero, hace hoy 3 meses, David Bowie, uno de los artistas más influyentes del siglo XX, nos dejaba sin previo aviso, como sin previo aviso fue su regreso en 2013. Bowie se iba dejando un vacío irremplazable en la música y un mundo, en general, más gris.

Lo hacía además dos días después de publicar su último álbum, Blackstar, y tres días después de lanzar su último videoclip, Lazarus, donde se muestra a sí mismo moribundo en una cama y escribiendo frenéticamente el que, ahora sabemos que, sería su testamento musical.

Su productor de toda la vida, Tony Visconti, confirmó lo evidente, que Blackstar era su despedida, consciente de que ese álbum sería el último. Han corrido ríos de tinta en los últimos tres meses analizando las letras que componen el disco y que muestran a un Bowie encarando el final de su vida. No entraremos aquí a analizarlas de nuevo.

Sin embargo, hay otra teoría que es digna de ser planteada. En el comunicado oficial de su muerte se dice que Bowie luchó durante 18 meses contra el cáncer, eso nos retrotrae a agosto de 2014 como fecha del diagnóstico y nos hace pensar que su despedida, en realidad, empezó antes.

Todo ha cambiado

Bowie, el nigromante, se especializó en dejar mensajes encriptados en su obra susceptibles de ser descubiertos por sus seguidores más perspicaces. En noviembre de 2014 pública su último recopilatorio, Nothing Has Changed. El título resulta un tanto inusual para un recopilatorio. Se extrae de un verso de Sunday, la canción que abre su álbum Heathen (2002).

Dos sublecturas importantes pueden hacerse aquí. Para empezar Sunday no pertenece a ninguno de los álbumes clásicos que le hicieron mundialmente famoso y cuyas canciones serían más susceptibles de servir de título para un recopilatorio, y además, Sunday ni siquiera fue single.

Conociendo su costumbre de no dar puntada sin hilo, podemos deducir que Bowie quería decirnos algo con esa elección de titulo. En Sunday, Bowie repite en una forma más cercana a la narración que al canto que “nada ha cambiado” (nothing has changed), pero también que “todo ha cambiado” (everything has changed), y de estas dos afirmaciones contradictorias es la segunda la que prevalece cuando Bowie la vocifera en un desgarrador lamento en el crescendo final de la canción.

bo

El resto de la letra también resulta enormemente premonitorio, con un Bowie que nos dice que “ahora tenemos que arder”, “avanzar juntos/a través de las nubes” o que nos aconseja “en tu miedo/busca solo paz”, “en tu miedo/busca solo amor” para acabar con “Este es el viaje/y este es el negocio que cogimos/Este es nuestro número/todos mis ensayos, Señor/serán recordados/todo ha cambiado”.

De modo que cuando Bowie nos dice con este recopilatorio, al elegir esa canción para servir de título, que nada ha cambiado, lo que en realidad nos estaba diciendo era que todo había cambiado. Y ese todo no era si no que le había sido diagnosticado un cáncer de hígado y que ahora su tiempo era limitado. Aquí es donde Bowie empieza a preparar su despedida.

Por si el título no fuese poco, el recopilatorio, entre la increíble lista de éxitos, rescata varias canciones inéditas de sus comienzos, quizá antesala de los lanzamientos póstumos que estamos a punto de vivir, y pública una nueva canción, Sue (Or in a Season of Crime), editada como single, que junto con su cara B, ‘Tis a Pity She Was a Whore, pasarían a formar parte, regrabadas, de su álbum de despedida. Haciendo así que el recopilatorio abarcase la totalidad de su carrera proyectándose en el futuro inmediato.

La gran despedida

Los últimos meses de Bowie fueron bastante frenéticos para tratarse de una persona enferma, incluso para tratarse de una persona normal, pero cuando se trata de Bowie, nunca nada es normal.

La ultima aparición pública de Bowie fue durante la premiere de su musical Lazarus en el off-Broadway neoyorquino. Para los despistados, Bowie creó un musical con canciones de toda su carrera al que se incorporaron temas nuevos, el que da título al musical, Lazarus, pasaría también a formar parte del repertorio de su último disco, pero hay más, las distintas fuentes hablan de entre 2 y 7 canciones nuevas que no se incluyeron en Blackstar.

Tony Visconti declaró para Rolling Stone que, además de Blackstar y Lazarus, Bowie había intentado grabar otra nuevo álbum, no tuvo tiempo, pero hay unas 5 demos grabadas esperando a ser acabadas por su más íntimo colaborador.

Estas demos del álbum siguiente a Blackstar podrían unirse a las de Lazarus para alcanzar la duración necesaria para un nuevo disco el año que viene, o podrían publicarse a finales de año en una reedición especial de Blackstar, tal y como hizo con su obra anterior, The Next Day.

Un cast album de Lazarus ya ha sido grabado y está en fase de mezcla, podemos presuponer que dentro de poco oiremos las primeras canciones inéditas de Bowie, aunque no estén cantadas por él.

Pero esto es solo el principio, apenas diez días después de su muerte, Newsweek se hacía eco de una serie de informaciones que por un lado desmentían hasta cierto punto los rumores sobre la existencia de unas memorias que Bowie habría estado acabando de escribir estos últimos meses pero arrojaba cierta luz sobre el material musical inédito.

Reaparecen, como el Guadiana, los ríos de tinta y se habla en diversos medios de que Bowie dejó ordenados los materiales inéditos que consideró dignos de ser publicados y preparó un plan para su lanzamiento en los próximos 5 años.

12980393_10156817461455711_385909211_n

El futuro de David Bowie

La carrera de Bowie ha sido de las más prolíficas de la historia del rock con 31 proyectos de estudio (contando bandas sonoras y EPs) en su haber, a lo que hay que sumar una docena de créditos como productor y como no podía ser de otra forma, proyectos inacabados.

Adentrarse en la maraña productiva de David Bowie no es tarea fácil. La siguiente lista se ha elaborado a través de las distintas informaciones recogidas por la prensa musical en los últimos meses y sobre todo tras releer David Bowie: Una extraña fascinación (1999/2001) de David Buckley, probablemente, la más fiable de todas las biografías del delgado duque blanco, y que él mismo estuvo a punto de convertir en “biografía autorizada” aunque finalmente no pudiese por problemas de calendario ante la inminente promoción de su álbum ‘Hours…’ (1999).

 bowie

1968: Ernie Johson

En 1968, un jovencísimo Bowie compuso y maquetó una opera rock llamada Ernie Johnson compuesta por 9 canciones. La maqueta salió a subasta en Sotheby’s en 1996 pero no alcanzó el precio de salida.

Grabaciones de abril del 71 a Febrero del 72

Tras el lanzamiento de su tercer álbum, The Man Who Sold The World, Bowie se embarcó en una sus sesiones maratonianas de grabación, de estas sesiones se extrajeron dos de sus álbumes más importantes, Hunky Dory (diciembre del 71) y The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars (junio del 72).

Son este tipo de sesiones alargadas y trepidantes, donde la frontera entre un álbum y el siguiente se vuelve difusa, un campo abonado para los inéditos.

1973: La adaptación de 1984 de Orwell

Su álbum Diamond Dogs (1974) fue concebido en un principio como una adaptación directa de la obra de George Orwell 1984, pero ante la negativa de sus herederos a cederle los derechos, el álbum fue considerablemente transformado hasta llegar a la forma que conocemos hoy.

No sabemos si la primera versión del disco difiere lo suficiente del trabajo final como para merecer ser publicado, pero en caso de que así sea, seguro que ahora los herederos de Orwell no tienen problemas al respecto.

De esa primera versión del álbum también se conoce de la existencia de un corto de animación, también inédito.

1974: The Gouster

Durante un descanso de 6 semanas en el Diamond Dogs Tour, Bowie se escapó a Philadelphia a grabar un nuevo disco, sería un álbum de música negra. De esas sesiones salió con el título provisional de The Gouser, se trataba de un disco con un sonido más soul incluso que el disco final resultante, Young Americans (1975).

Aquí el propio Visconti ha declarado que las diferencias entre los dos si que son realmente grandes, parece evidente que The Gouser merece salir a la luz.

1975: The Man Who Fell to Earth

Paralelamente a la grabación de Station to Station (1976) Bowie trabajó con el famoso arreglista Paul Buckmaster (compositor de la banda sonora de 12 monos) en la banda sonora de su primera película como protagonista The Man Who Fell to Earth, el trabajo fue rechazado por el director de la película Nicholas Roeg, pero se sabe que llegaron a completarlo.

Lo único que se ha publicado es uno de los temas, Subterraneans, tras ser regrabado para su álbum Low (1977). Se sabe también que Buckmaster conserva una copia digital del proyecto.

1994: Outside/Inside/Contamination

Es el año del reencuentro Bowie/Eno. Tras pasar a la historia con la trilogía berlinesa (1977-1979) deciden reunirse para hacer una nueva trilogía, o un díptico, o un álbum doble, lo cierto es que se ha especulado de mil formas sobre las sesiones de grabación que acabarían desembocando en Outside (1995), uno de sus discos más experimentales.

Mike Garson, teclista de Bowie en muchos de sus álbumes, comenta acerca de las sesiones que hay por lo menos 35 horas de música y se aventura a decir que “Si quieren, allí tienen diez álbumes”.

Sin ser tan optimistas, acerca de la “publicabilidad” de todo ese material. Lo que si se sabe es de la existencia de una pieza operística titulada Inside, que Outside iba a ser un álbum doble compuesto por 40 canciones en lugar de las 19 que tuvo finalmente o que se planeaba una continuación titulada Contamination (no sabemos si con el material que se quedo fuera en el adelgazamiento de Outside o con material nuevo).

En todo caso, de estas sesiones debería haber decenas y decenas de canciones inéditas susceptibles de ser publicadas y que podrían conformar como mínimo dos nuevos discos.

2001: Toy

Toy es probablemente el inédito más famoso de Bowie, se trata de un álbum que mezclaba algunas canciones nuevas con, sobretodo, canciones recuperadas de su primera etapa en los sesenta.

Su lanzamiento estaba previsto para 2001 pero finalmente no vio la luz, algunas de las canciones fueron reutilizadas para Heathen (2002) y el álbum completo se filtró a Internet en 2011. Es probable que ahora tenga un lanzamiento oficial, ya sea de forma independiente o dentro de una reedición de Heathen.

2015: Blackstar y Lazarus

david-bowie-blackstar

Sobre los inéditos de su última etapa, como se ha comentado antes, se sabe que andan entre las 7 y 12 canciones en distintas fases de realización, siguiendo la lógica, serían las primeras en publicarse de forma póstuma a finales de año o a lo largo de 2017.

Lázaro Louzao

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.