Los ministéricos toman Barcelona

Por Marga Avendaño Molina

¿Quién de esta sala se considera ministérico?”. Con aplausos y vítores respondían los fans de “El Ministerio del Tiempo” (TVE, 2015) a esta pregunta al comienzo de la presentación que se hizo de la serie en el Claustro del Arts Santa Mónica a raíz del Serializados Fest, el Festival Internacional de Sèries de Barcelona que ha tenido lugar en la ciudad condal del 7 al 10 de abril.

Un público emocionado, entregado e ilusionado, de todas las edades y que forma parte de un fenómeno fan que recuerda más la expectación que creaban series anglosajonas como “Doctor Who” o “Lost” que a la reacción indiferente que suelen provocar las producciones españolas entre el público más activo. Los ministéricos, estaban expectantes antes de ver el capítulo “Tiempo de magia”, el sexto de la segunda temporada, a pesar de haberse emitido ya en TVE el pasado 21 de marzo.

12991977_10209170073228468_1570807306_o

Para una neófita como yo, después de ver el episodio dedicado al mago Houdini no es difícil entender la expectación que crea esta serie entre el público de cualquier edad. Es entretenida, fácil, divertida y aunque cada capítulo podría durar 20 minutos menos (aunque vamos mejorando, en España aún estamos lejos de los 40 minutos ideales que deberían durar los capítulos de las series), es difícil aburrirse viéndola. Los actores están en estado de gracia (no se echa de menos al insulso de Rodolfo Sancho) y se agradece que se cuiden tanto los aspectos técnicos, desde los títulos de crédito a la fotografía.

Tras terminar el episodio, acompañado de los correspondientes aplausos de un público entusiasmado, el auditorio recibió al creador de la serie Javier Olivares (junto con su hermano, el recientemente fallecido Pablo Olivares), a la guionista Anaïs Schaff y a la responsable de ficción de TVE Maite L. Pisonero.

12959382_10209170073268469_409399030_o

Esta serie se ha hecho gracias a los ministéricos”, fue la primera afirmación de Olivares, que habló del fenómeno fan que rodea a la serie, de la importancia del feeback y del fandom, que ha permitido que la serie dé un paso más allá, que se haya convertido en un proyecto transmedia, donde diferentes plataformas apoyan la historia principal que se emite en televisión. No solo asistimos a la emisión tradicional, tenemos podcasts, webseries, novela, actividad en redes sociales y, como novedad dentro del panorama de ficción televisiva español, un capítulo en realidad virtual que se presentó también en Serializados Fest el sábado por la tarde.

Pero con los fans llegan también los haters y Olivares hizo mención a los insultos que le llegan a través Twitter y cómo no siente ningún tipo de pudor a la hora de responder a los comentarios insultantes que recibe.

Sobre la temida cancelación, nadie sabe nada, aunque sí afirmaron que el parón que va a dividir la segunda temporada en dos partes estaba anunciado desde que estaba prevista la emisión, desechando las teorías conspiratorias sobre el maltrato de la cadena pública a la serie.

Por falta de tiempo, la charla terminó antes de lo que el público hubiera deseado, dejando claro que la pasión de los ministéricos no terminará con la serie.

Marga Avendaño Molina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.