El alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, inauguró el pasado 19 de abril el Festival Internacional de las Letras de Bilbao, apodado Gutun Zuria. El programa, que tiene fecha de caducidad el 24 del mismo mes, se inició con el espectáculo “Jarraitutasuna” de la compañía Kukai Dantza; cinco hombres moviéndose a la par de una música que empezó pareciéndose a la tradicional vasca y acabó por serlo todo. A estas alturas el público ya estaba sediento de la primera conversación de esta IX edición.

Espectáculo Jarraitutasuna por Kukai Dantza

Espectáculo Jarraitutasuna por Kukai Dantza

Por Cristina Valbuena

A continuación, sucedió el primer encuentro sobre crimen y delito que protagonizó el mexicano Sergio González Rodríguez, en compañía del periodista de La Vanguardia Llàtzer Moix. El escritor, periodista y crítico de América Latina, de negro desde las gafas hasta los zapatos, comenzó el extenso diálogo con un gesto: “Mientras me coloco la mano en la barbilla desaparecen personas en México”. Explicó la situación de su país, primero intentando mostrar el origen de la guerra contra el narcotráfico y los tratados y políticas que han dibujado el camino al delito. Después en cifras, describió un país de 120 millones de habitantes con un índice de impunidad de delitos del 99%. Dato que originó tumulto entre los asistentes.

Violencia contra las mujeres muy elevada, pobreza extrema sufrida por la mitad de la población y narcotráfico propiciado por la corrupción y la ambición. Este fue el retrato que Sergio González ofreció del lugar en cuestión. Además de ratificar las frases de Moix referentes a la protección que pone el gobierno al tráfico de drogas, expuso el incumplimiento del protocolo contra el crimen organizado y el blanqueo de dinero.

Se convirtió en una conversación fluida rápidamente, en la que el catalán demostraba su interés y conocimiento, y el mexicano matizaba apuntes cercanos a su realidad. De esta manera, Estados Unidos entró en juego después de que el periodista de Sabadell juzgara al país de ser el principal consumidor de droga y suministrador de armamento. Entonces su compañero de coloquio concluyó su afirmación: “México funciona como un experimento geopolítico para Estados Unidos”.

Auditorio antes del comienzo del acto

Auditorio antes del comienzo del acto

Las palabras del escritor Latinoamericano sirvieron para el público como canal de comprensión del agravio, la injusticia y la falta de oportunidades que residen en su tierra, en la que el promedio de edad es de 29 años, y forman un conflicto, del que advirtió que puede ser víctima cualquier ciudadano o visitante del lugar, como él mismo lo fue: “Sigo adelante en honor a mis compañeros y ciudadanos asesinados de forma injusta”.

Cuando el tema comenzó a estar entre la ficción y la no ficción, aparte de remarcar que, al escribir, la realidad es la que guía y que su intención es hacerlo “para guardar memoria”, el autor latinoamericano opina sobre el episodio que el actor Sean Penn protagonizó junto a El Chapo Guzmán, que tuvo lugar en octubre de 2015 de forma clandestina: “El Chapo Guzmán es un criminal y apareció como un héroe”. Asimismo, aprovechó para denunciar la protección que personajes delincuentes como Guzmán, Pablo Escobar o Noriega han recibido.

La primera toma de contacto con el Festival terminó con la percepción del problema por Sergio González Rodríguez: “Tenemos una guerra permanente en el mundo”, y su solución, basada en el “crecimiento de la educación y la cultura para detener el influjo negativo de las drogas”, y por último, con una solicitud de ayuda externa que el público aplaudió agradecido: “la frontera es una implicación”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.