La ciudad como campo de batalla

 Artistas de distintos marcos legales decoran las calles de Bilbao

Ainhoa Lluch Gómez  y Natalia Ortiz Allende

Cuántas veces vamos por la calle mirando a la nada, hasta que de repente nuestra mirada se posa en una pintada callejera que llama nuestra atención por ser bonita, expresar algo que nos gusta o simplemente por ser llamativa. Eso, nos hace replantearnos cuál es la fina línea que divide qué es arte y qué vandalismo.

Actualmente en Bilbao muchas fachadas deterioradas están decoradas con este tipo de arte urbano que para unos es significativo, mientras para otros, puro vandalismo. La periodista de Eitb Arantza Rodríguez afirmó que fue la galería SC Gallery+Art Management quien propuso la idea para realizar este proyecto en Bilbao en 2008. El director de SC Gallery, Sergio García,  lanzó la idea para la difusión y promoción de artistas contemporáneos con carácter internacional. Él es quien se encarga de las búsquedas donde se van a ubicar las obras urbanas.

Por un lado, primero contactan con la organización institucional para la aprobación del proyecto. A continuación se informa al vecindario del tema de la obra y se tienen en cuenta todo tipo de opiniones. Debido al deterioro de las fachadas, los vecinos aprobaron la idea.

Por todo ello, encontramos diferentes artistas como SpY, Axel Void, Fefe Tavalera, Eltono y Remed contratados por SC Gallery+Art Management que cumplen con la normativa establecida.

SpY es el artista madrileño de la obra “Soñar” (2015), que se encuentra dentro del proyecto “Words Alive”. Se encuentra ubicada en la medianera de un edificio industrial de Camino de la Ventosa, en Olabeaga. Esta obra en concreto fue difícil de llevar a cabo por problemas climatológicos; “empezó a llover con mucha intensidad y se hundió el terreno”. La pieza, aunque tardó más de lo que pensaron, se acabó realizando con una empresa de trabajo vertical, bajo la dirección del artista. Además fue un trabajo polémico por la indecisión de los vecinos de hacerlo en Euskera, Inglés o Castellano.

Finalmente, se decidieron por el castellano. El mensaje que transmite la obra de arte no es cerrado, cada uno lo interpreta de manera diferente. Había gente que creía que era para animar al Athletic, otros creyeron que era un mensaje político para animar a una campaña electoral.

Soñar, SpY. Fuente: http://spy-urbanart.com/ficha.php?sec=2&id=200

Otra de las obras más características de SpY en Bilbao es la famosa “Crisis” (2015). La obra consistía en un mural compuesto por 1.000 euros en monedas de 2 céntimos que formaban la palabra Crisis. Pero la obra, que se realizó en una mañana y con materiales fácilmente desplegables, desapareció en menos de un día. La mitad de las monedas fueron extraídas por los viandantes que necesitaban el dinero.

CRISIS, SpY. Fuente: http://spy-urbanart.com/ficha.php?sec=2&id=202

Otro de los artistas que participó en este proyecto fue Aryz, quien realizó “El fin justificado” (2014), un mural de esqueletos humanos en una fachada deteriorada de Bilbao. Con esta obra el artista quiso mostrar una alegoría de la evolución. Pero los vecinos del bloque de enfrente no estaban de acuerdo con la realización de la obra, ya que no fueron avisados de ello. La obra, sin embargo, permanece -es más, hoy en día es comúnmente visitada- en el vecindario porque los residentes del mismo, a diferencia de los anteriores, sí la apoyaban.

El fin justificado, ARYZ. Fuente: http://scgallery.es/proyecto/aryz-muralel-fin-justificado2014-bilbao/

Por otro lado, nos encontramos con otros artistas que rozan los límites establecidos queriendo defender la libertad de expresión y transmitir otro estilo de arte urbano. Para documentarnos acerca de ellos contactamos con “Anónimo”, quien a través de una entrevista nos facilitó la información.

No es un artista veterano ni mucho menos. Empezó este año a realizar graffitis por las calles de Bilbao a consecuencia de una amiga suya que ya había realizado algún otro anteriormente.

Lo consideramos anónimo porque no firma sus obras y en la entrevista para este reportaje ha preferido mantenerse en el anonimato. Este hecho no tiene nada que ver con el miedo a ser conocida o pillada in fraganti, sino porque considera más importante la obra en sí que cualquier reconocimiento que reste protagonismo a la obra. Además, añade que “si es a lo que se dedica el graffitero es totalmente normal que vaya firmado”, pero Anónimo que lo hace de vez en cuando, no lo considera importante.

También explicó que para ella lo más importante de sus obras y lo que le impulsa a realizarlas es el simple hecho de sentirse feliz al saber que otras personas disfrutan cuando las ven.

Entrando ya en polémica dimos por hecho que pintaba por la noche para no ser descubierta por la Policía. Sin embargo, descubrimos que no era cuestión de miedo a ser pillada, sino el hecho de no poder llevar a cabo su obra:

Más amor por favor, Anónimo. 

Sonríe, Anónimo. 

A su vez, encontramos a otros dos artistas anónimos vitorianos que mediante la iniciativa que organiza Muralismo Público en colaboración con Bakeola y el Ayuntamiento de Bilbao, protestan contra el sistema, las injusticias y la violencia en Euskadi. El proyecto se ha desarrollando el día 30 de enero, día conmemorativo por la muerte de Mahatma Gandhi y, a su vez, Día Escolar de la No Violencia y la Paz. Es una obra de 1000 metros cuadrados bajo el puente de la Salve, en el que se aprecian dos mujeres conversando tranquilamente. Este mural reflexiona en torno a valores para la paz en Euskadi: futuro, diversidad, entendimiento, empatía, tolerancia y convivencia.

Este mensaje se puede apreciar en toda la obra, pero cabe destacar que del pendiente que porta una de las mujeres caen llaves. Esas llaves son un símbolo que, como se expresan los propios artistas, es “La llave, una de tantas llaves que tenemos los humanos en nuestro llavero y que podemos utilizar tanto para abrir como para cerrar. En este caso la apertura sería la libre expresión. Esta libertad también es una llave, entre otras, para la convivencia, la empatía y la comprensión”.

Mural pintado por la paz y la libertad de expresión, Anónimos. Fuente: https://www.flickr.com/photos/llansades/22101610862

En conclusión, como Arturo Pérez-Reverte refleja en su libro “El francotirador paciente”, un artista callejero que se pasa a los marcos legales, nunca volverá a ser visto con los mismos ojos por su gente. ¿Por qué? Simplemente porque los graffitis son una manera de protestar contra el sistema y al legalizarse, pasan a formar parte de él.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *