Son las cinco de la tarde del último domingo de la Primavera, y bajo el pixelado sol de la Alhóndiga espero a Guillermo Julián con mi libreta de Moleskine falsa en mano y mi grabadora prestada ya para la eternidad por un profesor mío, pero no hemos venido a hablar de tiempos pasados sino de retro-futuros como el que dirige mi entrevistado junto a Román Santiago, Rendezvous. Un film de ciencia-ficción protagonizado por Natalia de Molina, Alex de la Peña e Iñaki Urrutia. Con muchos guiños a clásicos de los 70 y 80 como “Alien”, “2001” o “Star Wars” y más recientes como el de “Moon” por Duncan Jones, hijo del camaleónico David Bowie. Aquí, podemos ver como una corporación internacional quiere dotar a un niño de una inteligencia superior, que podría dar solución a muchos de los grandes problemas a los que se enfrenta la humanidad, el doctor Zilic (Iñaki Urrutia) dirige el proyecto hasta que aparece Laura (Natalia de Molina), la hija del magnate de la corporación, junto a un valiente e ingenuo basurero (Alex de la Peña) se cruzan sus vidas y esto dará una serie de posteriores consecuencias… y hasta aquí podemos leer.

(Fotografía cedida por Guillermo Julián)

(Fotografía cedida por Guillermo Julián)

Nos sentamos frente a frente con dos tés verdes a cada lado, y como dijo Jack el Destripador, vamos por partes, y le pregunto sobre cómo conoció a su compañero de batallas fílmicas Roman Santiago, y lo resume brevemente: “Teníamos amigos en común de la Universidad, y en cuanto empezamos a hablar, nos dimos cuenta de que pensábamos igual… es muy difícil encontrar a gente que muestre la misma iniciativa, que pase dos años sin salir de la habitación para hacer cine, y teníamos el mismo perfil creativo y capaz de sacrificarse. En esta industria del cine es lo que más se ve, gente dispuesta a hacer cualquier cosa y gente que pasa por ahí por sin más” explica.

Como si de un flechazo se tratara comienzan a trabajar codo con codo en el embrión de Rendezvous, “fue de un día para otro, vivíamos juntos y teníamos ideas de hacer cortos y tal… para empezar a darnos a conocer. Fue la época de cuando salió Diamond Flash, un descubrimiento, nos dimos cuenta que había una barrera entre el corto y el largo, un poco invisible y que nosotros recién salidos de la universidad no sabíamos por qué estaba ahí, y después de ver Diamond Flash, nos dimos cuenta de que Carlos Vermut con muy pocos medios, había hecho una película entera y que podía ser brillante y nos entusiasmó eso, que era posible hacer un largo con poco dinero, fue el chip que nos cambió”.

(Fotografía cedida por Guillermo Julián)

(Fotografía cedida por Guillermo Julián)

A lo dicho, hecho, Román tocó la puerta de mi entrevistado y en una propuesta de intenciones dijo:

-“¿Oye por qué nadie hace un Diamond Flash así en pequeñito con cuatro perras?”, silencio absoluto y Guillermo, que ya había notado ese feeling fílmico, no se lo piensa y responde: “no lo sé, pero vamos a descubrirlo”, la flecha del Cupido del celuloide ya los había juntado y la semilla de Rendezvous yacía en las hojas y hojas de guión, que dieron su fruto los meses posteriores.

Proceso complicado

Aunque como en las bonitas y verdaderas historias de amor, el camino no es sencillo, y esto no es Hollywood, aquí Guillermo en tono serio asegura “no es fácil empezar haciendo ciencia-ficción, miramos subvenciones, ayudas, y ahí la respuesta fue negativa, portazos, nadie iba a producir una película de dos chavales nuevos, sin casi cortos y con tanto riesgo como nuestra película, y en caso hipotético de que la produjese alguien, nos íbamos a encontrar con tres años para conseguir financiación, y después si lo conseguía comprar alguna productora grande te la iban a cambiar, y de ahí, a que puedas dirigir la película hay un trecho, era un proceso larguísimo que no teníamos muy claro si iba a ejecutarse.

(Fotografía cedida por Guillermo Julián)

(Fotografía cedida por Guillermo Julián)

Así que nos rendimos en esa parte y vinimos a Bilbao a buscar dinero, teníamos dinero ahorrado para masters, y junto a las tres F (Family, Friends and Foals), conseguimos un dinero que nos pareció suficiente y nos pusimos a construir decorados, así a lo loco” zanja Guillermo. Tuvieron un gran apoyo, “gente como Lander Otaola o Ander Barinaga fueron claves en el proceso de casting y selección”, y asegura que “han logrado transmitir perfectamente esa idea y sensación que tenían de Rendezvous a los actores a la hora de explicar el proyecto, algo que es bastante complicado”.

Planes de futuro

Estrenada en el FANT y en el Nocturna ahora para ellos “la idea es seguir aprendiendo, el concepto es aprender y meter el morro en la industria, vender los talentos que han trabajado la película. Es muy difícil recuperar el dinero, lo vemos como una inversión… ahora queremos llevarla a festivales, y después de todo el proceso quizá se pueda proyectar en salas u online”.

Dar proyección a los actores que han participado en Rendezvous es una de las estrategias a pesar de que algunos ya eran conocidos como Natalia de Molina, menciona orgullosamente a “dos monstruos como Alex de la Peña e Iñaki Urrutia. También tenemos al compositor de la BSO que se ha hecho hora y media él solo y a Fernando Corral con los efectos digitales. Hemos tenido un equipo cojonudo y muy bueno, hemos estado muy a gusto con todos los que han hecho posible Rendezvous, una historia de más fracasos que aciertos, pero que de los fracasos es donde más se aprende”, asegura en tono humilde Guillermo, y anima a los que empiezan y deja un mensaje a los padawan que sueñan con ser maestro Jedi “yo creo que las barreras físicas existen, son jodidas, pero las mas importantes son las que nos ponemos nosotros mismos, el principal escollo siempre está en esa auto-consciencia de que uno no es nada” concluye.

Más de media hora en la que Guillermo Julián ha explicado su ópera prima dirigida junto a Román Santiago, el binomio de los directores de apellido nominalizado es una realidad, y espero tener más Rendezvous valga la redundancia, pues significará que el cine vasco y la ciencia-ficción van de la mano y triunfan en las pantallas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.