No es lo que llevas, sino cómo lo llevas

La moda es algo que viene y que va, pero el estilo de cada persona nunca pasa de moda. Como bien dice una famosa frase de Coco Chanel, “La moda caduca, pero el estilo jamás” Hay zapatos, blusas, camisas y pantalones que de un año para otro dejan de usarse por el simple hecho de no estar a la moda, pero que sin embargo fueron tendencia en algún momento.
La moda es algo muy amplio. Cuando hablamos de moda, no sólo hablamos de ropa, ni de estilo, hablamos también de la personalidad, de la forma de ser de cada uno. A lo largo de estos últimos años, la moda ha ido ganando cada vez más importancia. Ahora es mucho más fácil difundir las tendencias, llegar a públicos más amplios gracias a las redes sociales como instagram, facebook, twitter, cuentas de moda, canales de youtube, bloggers… Sin darnos cuenta, somos victimas de la moda.
Aquellas zapatillas que tanto odiabas cuando se las viste a una famosa en la tele por primera vez, son las que ahora andas buscando en todas las tiendas porque se han convertido en tendencia y las llevan la mayoría de personas. En parte, esto es así, y es así porque vivimos en una sociedad que a aparte de ser víctima de la moda y sentir la necesidad de comprar todo aquello que es nuevo, todo aquello que acaba de salir y todo aquello que es tendencia, somos una sociedad consumista. Tenemos mucho, y queremos el triple de lo que tenemos.
La moda es algo que tiene que modificar cada persona. Y con esto me refiero a que puedes seguir la moda, las últimas tendencias…pero siempre siendo fiel a tu estilo, sin dejar que la moda influya en todo aquello que te gusta lucir. El problema no es la moda, sino cómo recibimos el concepto de la moda. Lo más bonito de seguir la moda, es seguirla siendo fiel a tu estilo. Es una forma de identificarte contigo mismo, de encontrar aquello que te gusta, de sentirte a gusto con lo que llevas puesto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *