Entrados en la recta final del FIB, es hora de hacer balance. El primer dato tal y como aseguraron en la rueda de prensa, en la que estuvieron  Maraworld  y representantes políticos de Burriana y Castellón, es, que el sábado hubo sold out, imagino que el rock de Muse colaboró a ello e hizo que 46.000 personas se congregaran en el escenario Las Palmas. La banda británica tuvo sus primeros fans a primera de la mañana, donde una gran fila de personas aguardaba bajo la luz del alba a los de Mathew Bellamy. El grupo desplegó un setlist “típico” que alzó el telón al ritmo de “Psycho”, “Plug in baby” otras más y “Undisclosed desires” para hacer casi la mitad del concierto. Globos al aire y confeti para hacer “Madness” y “Starlight”, el público totalmente entregado, palmas arriba y “The time is running out” para el acabóse con la esperada “Uprising” haciendo saltar a la plebe de Bennicàsim, después “Mercy”, “Knights of Cydonia” y fin de la fiesta.

13735590_1013919068655692_554692192107233888_o

(Fuente: FIB)

Kele Okereke se hacía ver por el stand de prensa para dejar su halo y recordar que después de Muse, era el turno de Bloc Party, el grupo británico fumigó con su indie gota a gota con “Hunting for witches”, “Virtue”, “Banquet” y “Ratcher”, hasta llegar a diez temas.

Tras el ejercicio de Muse y antes de dar paso a los DJs, Disclosure era el postre del menú del Sábado para cerrar una jornada más. Los hermanos Lawrence se sintieron arropados en todo momento bajo el binomio de los asistentes Reino Unido-España.

Domingo y adiós

Último día del Festival, la gente asomaba su cabeza a primera de la hora de la mañana, con cara de incertibumbre, tras tres días de Festival, se avecinaba la última cena y vuelta a la civilización. “Fidlar” amenizaba la tarde con su garage-rock. El batería vestido con un peto de obra alentaba al proletariado rebelde que saltaba con las covers de los “Beastie Boys”. Acto seguido, salían las banderas del arcoíris reivindicando el amor libre con Jess Glyne; purpurina, tirantes y mucho amor, eran los ingredientes para convertir el escenario Visa, en una sala dance-pop con la conocida intérprete de “Hold my hand”. Sería un buen concierto para Eurovisión.

13724983_1013919385322327_3902391315149248770_o

(Fuente: FIB)

Mac de Marco encadilaba a los más jóvenes con su bajo y sus melodías, el canadiense con “Salad Days”, “No Other”, “Another One”, “My Kind of Woman” entre otras, atrapada al público y hacia del concierto una oda al encanto. Turno para The Maccabees, al que llegué para la recta final con “No kind words”, “Something like happinnes” y adiós con “Pelican”.

El melosismo previamente creado por Mac de Marco tenía un revival con los majos de The 1975, arranque con “Love me”, “UGH!”, y “Heart Out”, buenos fieles tenían los de Manchester que no dejaron de cantar sus canciones, y sonreir. La felicidad y el buenrollismo que desprenden se palpaba en el ambiente y el punto álgido vino de la mano sus himnos “Girls” y “Chocolate”.

Maratón hacia Kendrick Lamar y Massive Attack, que fueron quienes pusieron el cierre de cartel a esta edición del FIB 2016, y con ellos la tarea de cronista de este periodista al que las fuerzas le flaquean tras 4 días de Festival… Volveremos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.