Lo que hace grande al DCODE (más allá de su cartel)

Por Cristina Carnero

Los nervios afloran y no dejamos de pensar en la magia que se vivirá el próximo 10 de septiembre en la capital. En tan solo tres semanas, el campus de la Universidad Complutense nos abrirá sus puertas para vibrar al ritmo del señor cartel que este año tiene preparado el DCODE en su sexta edición.

Pero, no es solo el cartel lo que hace tan grande a este pequeño festival.

Desde Pepucomag hemos querido analizar algunas de las claves de su éxito.

DISFRUTAR del último ápice de verano.

Y pensaréis: “¿Disfrutar? Eso es de cajón”.

Sí, pero especialmente en esta época del año, con la rutina a la vuelta de la esquina, poder saborear una vez más el ambiente festivalero que nos ha acompañado con tantos buenos momentos durante el verano, no tiene precio.

CLIMA

Habéis leído bien. El clima es otro de los puntos a favor del festival. Y no, no se nos ha estropeado el termostato por los nervios pre-festivaleros. Todos somos conocedores, aunque sea de oídas, de la fama del clima infernal madrileño en la época estival. Sin embargo, septiembre es de las mejores épocas en la capital, ni demasiado frío por la noche, ni excesivo calor durante el día. La temperatura ideal para disfrutar 18 horas de música, olvidarse de septiembre y sentirse como en pleno verano en un festival a pie de playa. Pero sin la playa, claro.

madrid_dcode.laptop_1040_529

OH WONDER

Quedaos bien con estas dos palabras porque prometen ser uno de los bombazos de esta edición.

Cada año, el DCODE nos trae jóvenes promesas –como en 2015 a Wolf Alice, o The Vaccines- que luego se convierten en grandes revelaciones y pasan a formar parte de nuestros imprescindibles.

El dúo londinense de pop electrónico con toques R&B viene pisando muy fuerte. Desde su primer concierto el año pasado en Londres y tras su gira internacional, han ido de sold out en sold out. Al igual que Wolf Alice, su debut en nuestro país será en el festival madrileño. Estáis avisados: no os lo podéis perder. (Solo esperamos que el horario se porte mejor que con Wolf Alice -que fue a las 13:00- y podamos disfrutar de ellos con la digestión hecha).

DIVERSIDAD

De música y de público. Ya os hemos hablado de la heterogeneidad del cartel, desde los rockeros Eagles of Death Metal, pasando por el folk más relajado de Bear´s Den, hasta la electrónica de 2 Many DJ’s, para cerrar la noche bailando hasta que quemen las piernas. Pero barajar diferentes estilos musicales no es lo único que fomenta la variedad en el público. Al ser un festival de un solo día con horario europeo, DCODE va más allá de los jóvenes y también brinda la oportunidad de respirar la fiesta y la música a padres con niños. ¿Quién no recuerda su primera experiencia festivalera –como padre o como hijo-?

ECODE

Uno de los valores diferenciales del festival, y que aplaudimos fuerte desde Pepucomag, es su concienciación con el medio ambiente. Algo por lo que, el año pasado, en su excelente colaboración con Ecovidrio, recibió el premio FEST al festival más sostenible.

En esta edición 2016, DCODE y Ecovidrio vuelven a actuar juntos para seguir potenciando y demostrando que divertirse no solo es compatible con la sostenibilidad, sino que es mejor.

Estos son solo algunos aspectos por los que el DCODE se ha coronado merecidamente como el gran pequeño festival de Madrid. Promete, ¿verdad? Pues la buena noticia es que estáis a tiempo de poder formar parte de su magia porque aun quedan entradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.