Abres los ojos, ante ti un gran faro que se vislumbra en la noche. Estás desorientado pero algo  en ti te llama a adentrarte en él. Tras unos instantes sin saber muy  bien como, una ciudad, pero no una cualquiera, una especie de Atlantis de los años sesenta, aparece delante de ti, su nombre es Rapture.

La ciudad parece en decadencia,  como si llegado el momento algo hubiera fallado en aquella idílica ciudad subacuática. La única guía sobre lo sucedido la vas encontrando en forma de pequeñas grabadoras y un walkie-talkie tras el cual se esconde un misterioso hombre.

big-daddy-wallpaper-13

Big Daddy protegiendo a una little sister

Y sin saber cómo, vas descubriendo que es Rapture y todos sus secretos. Una ciudad fundada por Andrew Ryan un magnate, el cual quería escapar de aquello que consideraba que oprimía a la sociedad en la superficie: Dioses y reyes, Andrew quería una ciudad para el hombre. Una ciudad donde no hubiera fronteras a la moralidad, donde los científicos pudiesen sobrepasar sus límites y desarrollar todo su potencial.

Y entonces apareció el ADAM, una sustancia que se extrae de las babosas marinas y permite modificar el ADN a tu antojo. Y con ello llegaron las habilidades meta-humanas y el comienzo de la decadencia de Rapture. Aparecieron las little sister, unos pequeños seres que nos son más que unas niñas pequeñas convertidas en unos pequeños monstruos recolectores de ADAM y los Big daddys sus fieles protectores. Con el poder de esa substancia y los infinitos límites de la moralidad Rapture se convirtió en un lugar realmente tétrico y espeluznante, que junto con una temática al más puro estilo “Steampunk” nos harán vivir una de las mayores experiencias del sector.

Sin duda un videojuego que no puede faltar en vuestras colecciones. Pues como diría el mismo Andrew Ryan “El hombre elige, el esclavo obedece”. ¿Y tú, elegirás jugar Bioshock?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *