¡¡AVISO!! Contiene información reveladora del primer capítulo de la séptima temporada de The Walking Dead. Lea bajo su responsabilidad.


Al fin se acabó la espera, seis largos meses en los que mis uñas no han llegado al milímetro de largo pensando en quien sería la víctima de Negan (Jeffrey Dean Morgan). Todo el día 24 sin abrir ninguna red social, ni Twitter, ni Facebook, ni Instagram; sin apenas tocar el móvil, para evitar cualquier tipo de spoiler; haciendo caso omiso a los mensajes que me llegaban por whatsapp adelantándome acontecimientos del estreno de la séptima temporada de The Walking Dead. Todos esos sacrificios han valido la pena, tras quedar atónito con el capítulo que ha marcado un antes y un después en la vida de los protagonistas.

Como ya adelantó esta revista días atrás, FOX sería la cadena encargada de televisar el primer episodio de la nueva temporada de la serie apocalíptica. Primero en la madrugada del 23 al 24 de octubre, a las 04:00 horas, emitiendo el capítulo subtitulado; y después a las 22:20 del lunes 24 doblado al español. Como ya he dicho, estuve todo el día conteniendo mi afán por descubrir la víctima del bate enrollado en alambre de espino (Lucille). Pero al fin llegaron las tan ansiadas 22:20 y la espera concluyó.

Muerte de Glenn en el cómic

Muerte de Glenn en el cómic

El capítulo comenzó con la escena adelantada en la New York Comic Con, en la que se ve a Rick Grimes (Andrew Lincoln) con una mancha de sangre en el perfil derecho de su rostro, lo que reforzó mi teoría de que Abraham Ford (Michael Cudlitz) fuera la víctima, puesto que este se situaba a la derecha del líder del grupo. No fue hasta el minuto trece del episodio cuando se confirmó la baja de dicho superviviente. Negan, haciendo uso de Lucille asesta un primer golpe en la cabeza de Abraham haciéndole caer al suelo, para seguir bateándole la cabeza por más de sesenta segundos. Cual fue mi sorpresa cuando instantes después el nuevo villano se cobraba otra víctima más. Esta vez siguiendo la estructura de los cómics homónimos el asesinado fue Glenn Rhee (Steven Yeun).  La escena hizo que me pegara al televisor, mi boca se se quedó abierta, mi pulso se aceleró y mi incredulidad se disparó. Ha sido el momento más violento de toda la serie hasta la fecha, pero Robert Kirkman ya lo adelantó “Yo no creo que nadie vaya a tener hambre de más sangre cuando el episodio se emita”.

La tortura de Negan no se detuvo con el asesinato de dos piezas importantes dentro del grupo protagonista. Y es que quiso demostrar su lado más sádico intentado conseguir la obediencia absoluta de Rick, obligándole a cortar el brazo de su hijo a cambio de no acabar con la vida del resto de los componentes. Haciendo una referencia así a la historia bíblica de Abraham, que es obligado a sacrificar a su hijo para demostrar su fe en Dios, antes de que el hacha separara el brazo del cuerpo de Carl Grimes (Chandler Riggs), Negan detuvo la acción que Rick hubiera llevado a cabo por la supervivencia de la que el considera su familia.

El status quo ha cambiado en este mundo apocalíptico. La cadena alimenticia ha cambiado. Ya no es el grupo liderado por Rick Grimes el que tiene el control, no son los caminantes los que campan a sus anchas; Negan y Los Salvadores han obtenido el control, han neutralizado a los protagonistas, les han puesto contra las cuerdas; pero estos siguen adelante. Como dice Rick en la primera escena de la temporada “No será hoy, ni mañana, pero te voy a matar”. Espero con ansia que esas palabras se hagan realidad, que se venguen las muerte de Abraham y Glenn, que el sádico villano pague con creces sus actos. Y es que en comparación con Negan, los caminantes ya no dan tanto miedo.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.