¡¡¡AVISO!!! Contiene detalles reveladores de la temporada cuatro de House of Cards. Lea bajo su propia responsabilidad.


Con motivo de las recientes elecciones a la presidencia de los Estados Unidos, me gustaría rescatar de mi biblioteca particular la primera serie original del distribuidor de contenido multimedia con mayor tirón de los últimos años, Netflix. Estoy hablando de House of Cards, esa serie protagonizada por Kevin Spacey, en el papel de Francis Underwood, un político sumamente estratega con aires de grandeza; y Robin Wright, que da vida a Claire Underwood, más retorcida, si cabe, que su marido.

La cuarta temporada concluyó en plena campaña de los pretendientes a la jefatura del despacho oval. Por parte del partido demócrata, el presidente Frank Underwood lideraba un equipo en el que contaba con su mujer Claire como vicepresidenta. Su contrario, el republicano Will Conway (Joel Kinnaman), muestra a lo largo de la temporada una gran similitud con su rival por la presidencia. Ambos ansían el poder por encima del bien social, muestran una actitud de cara al público en completo desacuerdo con sus posturas narcisistas y mezquinas. La única diferencia está en los cónyuges de estos dos aspirantes.frankknock

Claire, al igual que su marido desea alcanzar todo el poder que le sea posible, llevan ayudándose el uno al otro en su ascenso hacia la cima desde el piloto de la serie. Sin embargo, la mujer de Conway no se muestra tan avariciosa como la candidata a vicepresidenta. Ese es el punto en el que ambos discrepan y que seguramente marcará la diferencia en la carrera hacia la Casa Blanca.

A lo largo de toda la serie se muestran los reprobables actos llevados a cabo por Frank, con el único objetivo de conseguir el éxito. Sus oscuras estrategias y sus macabras ideas le llevaron a cometer hechos atroces, llegando al asesinato reincidente. El político más vil y codicioso que ha dado la televisión, interpretado de manera excepcional por Kevin Spacey, comienza la serie acabando con la vida de un perro, acompañando el acto con una de las frases más conocidas de House of Cards “yo no tengo paciencia para las cosas inútiles”.

Caracterizada por realizar sucesivos apartes a lo largo de toda la serie, en los que el protagonista da información sobre sus intenciones o rivales políticos, House of Cards, lanzará, en 2017, previsiblemente en marzo, su nueva temporada. Como las cuatro anteriores y tal y como viene haciendo Netflix, los capítulos verán la luz de manera uniforme.2043105

Así pues, quiero acabar pidiendo el voto simbólico para Frank Underwood en la web oficial que la serie creó con el fin de acercarse a los espectadores. Me despido con una de tantas frases dichas por el personaje de Kevin Spacey que incitan a recapacitar “no somos nada más ni nada menos que aquello que decidimos revelar de nosotros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.