No hace falta ser un experto en moda para darse cuenta de que las pasarelas de moda de hoy en día no tienen nada que ver con las de hace años. Es obvio que cuando encendemos la televisión, lo que más abunda son modelos escuálidas desfilando con caras largas, con ganas de llegar al otro extremo del escenario, posar para un par de fotos y volver por donde han venido. ¿Dónde quedó todo aquel buen rollo que transmitían las modelos de antes cuando desfilaban por la pasarela? Realmente transmitían alegría y euforia, pasión por su trabajo, ganas de hacer ver al público el gran sacrificio que se escondía detrás de cada una de las prendas que llevaban.

modelos-enfadadas

Fuente: Fashion United.

 

modelo-seria

Fuente: VOGUE.

 

Hoy en día hay grandes modelos, claro está. Modelos que realmente se sienten apasionadas por su trabajo, pero nada en comparación con lo que se veía en el año 1992, por ejemplo. Y eso es indiscutible. La sonrisa de Claudia Schiffer cuando desfilaba quedó en el recuerdo… La gente quiere ver a modelos que disfruten de lo que llevan puesto. Y es que, todo el mundo es consciente de que una sonrisa lo cambia todo. No es lo mismo ver a una modelo con el rostro inexpresivo luciendo el mejor vestido de la marca Kenzo que verlo puesto en una modelo que enseña los dientes al público. Todo ha cambiado…

pepucomag-claudia-schiffer

Fuente: Harper’s Bazaar.

 

La moda no puede perder su esencia. “Lo veo. Me gusta. Lo quiero.” Tres palabras clave en el mundo de la moda, que no pueden pasar desapercibidas. Por lo tanto, aquí podemos ver que es totalmente necesario y fundamental la imagen que dan las modelos que lucen todas esas prendas que queremos comprar. ¿Y qué más da que tengas unas piernas alucinantes y un cuerpo de alfiler si luego no eres capaz de llegar al público?

Una sonrisa y una buena actitud en una pasarela lo es todo, y eso no se compra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.