Lleva veinte minutos tocando el piano sin levantar la cabeza; concentrado, ajeno a los movimientos de los técnicos que están probando las luces, el sonido, el telón… de repente para: su manager se acerca y le comunica que puede hacer ahora la entrevista. Baja del escenario y estrecha mi sudada mano,– “Hola me llamo Jesus”– y me responde con un: “Oh, al fin, nos conocemos Jesus, te he estado esperando toda mi vida” afirma entre risas. El pianista James Rhodes (Londres, 1975), tras su paso por el Festival JA! en la Sala BBK, regresa a la península para unos conciertos tras haber publicado su nuevo libro, Toca el piano (Blackie Books), donde según él cualquiera puede aprender a tocar el piano en seis semanas.

Abro la veda como cualquier anfitrión con huésped, y más si es extranjero, le pregunto por los pintxos y por las sensaciones al llegar a Bilbao: “Nunca había estado en Bilbao, pero ya me he puesto al día comiendo pintxos, carne, pescado… anteriormente estuve en San Sebastián pero no me dio tiempo a casi nada”. Para muchos es el escritor-pianista, para otros el pianista-escritor, en cualquier caso, en ambas disciplinas da el do de pecho; bien con su éxito en ventas Instrumental (Blackie Books), o con sus conciertos donde firma el sold out. Quienes sean más del primer grupo sabrán de la aterradora y dura infancia que tuvo: víctima de abusos sexuales durante años por su profesor de Educación Física, y sus posteriores consecuencias tanto mentales como físicas en las que derivaron. Encontró su refugio en la música donde tajantemente afirma que: “Si no fuera por la música estaría muerto, no creo que estuviera vivo, sé que suena muy dramático, pero creo que es la verdad, la música honestamente es una de las cosas que me ha salvado, y lo sigue haciendo todos los días, es emocionante el efecto que hace en mi. La música está en todas partes, y la oímos desde pequeños, nos hace sentirnos mejor”.

img_0080

(Foto: Ieltxu Rodríguez)

Tras la dura cita le comento que muchos artistas hicieron de su sufrimiento un arte, a lo que responde que todos sufrimos en nuestras vidas; en mayor o menor medida, pero que cree, que si tienes un poco de suerte puedes hacer algo creativo y talentoso, y que ayude a quitar el sufrimiento, y aplicable a todas las disciplinas; con el arte, la pintura, la música, la literatura, la fotografía…

Rompiendo moldes

A pesar de su apariencia hermética, singular e impredecible James Rhodes es un músico cercano al público, para muchos un rebelde contra el stablishment en el binomio música clásica-alta sociedad, un artista que aúna puentes: “Está estigmatizada(la música clásica), para gente mayor o gente rica o para otro tipo de gente, y creo que es erróneo; sé que para la mayoría de mi público es la primera vez con la música clásica… y creo que es algo bueno. Actualmente es muy difícil entrar en el mundo de la música clásica; es complicado por donde empezar, pero afortunadamente puedo tocar en sitios como éste e interactuar con la gente y creo que es positivo” argumenta orgulloso. Su cercanía y pragmatismo queda ilustrado en su último libro Toca el piano (Blackie Books) donde aparte de mostrar su admiración por Bach, el lector logrará tener nociones del instrumento. Le pido un consejo para un dummie en la música clásica: “Le diría que empezara con una lista de Spotify: a escuchar compositores como Bach o Beethoven y así saber cual es el de su gusto, cual no… ya que en materia de Educación de Música tanto en Inglaterra; y me consta que en España también; estamos en crisis, a no ser que tus padres tengan dinero e inviertan en ello”.

img_0074

(Foto: Ieltxu Rodríguez)

Pasado, presente y futuro

Hay un tercer grupo de gente que no he mencionado y le conoce, son los que saben de él por su pasado personal y no tanto profesional, le pregunto acerca de ello, si le molesta que siempre se le pregunte por ello, y responde que no: “No me duele, soy muy abierto, creo que es bonito, recibo mucho cariño y empatía sobre todo en España, y si como resultado tras leer mi libro, hay más gente que escucha música clásica, y le sirve para su vida pues me alegra”.

–¿Escribir un libro es terapéutico?– le planteo; “Sí y no, ha sido difícil exponer todo, pero creo que es importante hablar sobre temas complicados” comenta de manera breve.

James Rhodes actuará en Valencia y Zaragoza los próximos días 26 y 27. Termino hablándole de su futuro y próximos planes, aparte de promocionar su libro y hacer conciertos zanja con un firme y sentido: “Continuar”.

Una Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.