¡¡¡AVISO!!! Contiene detalles reveladores de El Último Hombre en la Tierra. Lea bajo su propia responsabilidad.


Imaginemos que la población mundial ha sido reducida a unos pocos individuos repartidos por todo el mundo. Imaginemos que un virus ha aniquilado a la gran mayoría de los habitantes de la Tierra. Imaginemos que somos los únicos supervivientes del apocalipsis. A simple vista se nos presenta una situación dramática, devastadora, en la que tendremos que valernos por nosotros mismos para seguir con vida. Sin embargo, Will Forte nos demuestra desde el 1 de marzo de 2015, que un apocalipsis se puede tomar desde una perspectiva completamente opuesta.

Phil Miller limpiándose la boca con la constitución Fuente: www.fanpop.com

Phil Miller limpiándose la boca con la constitución Fuente: www.fanpop.com

“El Último Hombre en la Tierra”, que el pasado 11 de diciembre dio por finalizada la primera parte de su tercera  temporada, supuso desde el episodio piloto, escrito por el propio Will Forte, un cambio radical en la forma en la que los guionistas de cine y televisión trataban de afrontar el fin del mundo. Lejos de mostrar la cara más amarga, como hasta entonces se había hecho, “Vivo en Tucson”, nombre del primer capítulo, recogió las múltiples opciones que Phil Miller o Tandy (Will Forte) tenía al alcance de su mano por el hecho de ser, aparentemente y como reza el título, el último hombre en la Tierra.

La serie, que se dio especialmente a conocer por la apariencia que mostró el protagonista en los Critics’ Choice Television Awards de 2016, a los que se presentó con la mitad de la cabeza rapada y la otra mitad luciendo unas extensas melena y barba, tiene un sencillo punto de partida, Phil Miller, tratando de buscar algún otro superviviente al virus, recorre todo Estados Unidos dejando indicaciones de donde se encuentra. Tras asentarse en Tucson, Arizona comienza a decorar a su antojo la casa en la que vive, siempre desde la perspectiva de que es el único superviviente. La chaqueta de Michael Jackson, la alfombra del Despacho Oval, el autorretrato de Van Gogh o el féretro del antiguo faraón egipcio Tutankamón son solo algunos de los objetos con los que adorna la casa. La serie, avalada por Fox, ha demostrado desde un principio su gran ingenio en pequeñas dosis plasmadas en actos, aparentemente sencillos, llevados a cabo por el irresponsable y desordenado Phil Miller de maneras completamente fuera de lo corriente.

Will Forte junto a Mel Rodriguez en los Critics' Choice Awards Fuente: www.mirror.co.uk

Will Forte junto a Mel Rodriguez en los Critics’ Choice Awards Fuente: www.mirror.co.uk

“El Último Hombre en la Tierra” queda, como título, obsoleto en los primeros episodios de la comedia, pues si al final del piloto aparece “la primera última mujer”, Carol Pilbasian (Kristen Schaal), en los posteriores llegan a Tucson dos nuevos vecinos, Mellisa (January Jones) y Todd (Mel Rodriguez), atraídos por los carteles que Phil Miller había colocado por todo el país.

De esta manera, se demuestra de forma magistralmente absurda que el apocalipsis puede ser tomado desde un punto de vista completamente opuesto a lo establecido. Ahora volvamos a imaginar. Si estuvieras en una situación similar, si creyeras haberte librado del fin del mundo, si supieras que eres la única persona viva en el planeta, ¿que harías?. Quedarte en tu cama tratando de despertar de esa pesadilla real o divertirte como nunca y afrontar que eres “El Último Hombre en la Tierra”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.