Me disponía a tomarme un rico café con leche mañanero, cuando de pronto oí unos ladridos provenientes de Spock supuse, el perro guía de Emilio Ortiz, a quién tuve el gusto de entrevistar y preguntar por su última novela “A través de mis pequeños ojos“. En ella Cross, el perro guía de Mario narra sus peripecias y su día a día junto a él. En este libro además de entender y comprender mejor el mundo de las personas ciegas y de ver a Mario lograr y vencer todos los obstáculos que se le ponen de por medio, se vislumbran otros temas como el trato que les damos a los animales, una crítica a la discriminación social o laboral de las personas con discapacidad y la pérdida de nuestros instintos más nobles. Todo ello desde la simple visión de un perro guía.

Emilio Ortiz es un escritor nacido en septiembre de 1974, en Baracaldo, Vizcaya. Es licenciado en Historia aunque actualmente reside en Albacete. Se dio a conocer al mundo en 2015,  año en el que la editorial La textoteca el Árbol de Danfi, le otorgó el segundo premio del I Certamen Internacional Musas de Primavera con el microrelato “Una Sonrisa”. Apenas un año después, ganó el primer premio en la XI Edición de los Premios ANADE de cuento con el relato “Las Angustias de un Dibujo”, y otro relato suyo quedó en la misma edición como finalista: “Cumpleaños Feliz”. Es aficionado a la escritura y a la lectura desde niño, actividades que realizaba con mucho esfuerzo, sin poder llegar a concluirlas con éxito, dado que era deficiente visual, hoy día es ciego total.  Comenzó una actividad frenética de lectura y escritura al descubrir el sistema braille. Actividad que aumentó aún más siendo adulto, tras aprender a manejar ordenadores y dispositivos móviles con software adaptado para ciegos.

A través de mis pequeños ojos

Según lo que he leído, ya eras aficionado a la lectura y la escritura desde pequeño, pero tu primera publicación tuvo que esperar hasta 2015, con el relato “Una Sonrisa”, ¿es este el primer relato que escribiste o es simplemente el primero que diste a luz al mundo?

No, llevo escribiendo relatos y micro relatos desde hace ya años. Lo que pasa es que no me había decidido a publicar. Tampoco me había molestado en ello, no sé, quizá un poco por pudor, hasta que animado por amigos y amigas escritores me decidí a presentarme a concursos y vi que se me daba bien, gane un par de certámenes internacionales; a los dos primeros que me presenté. Me encantó la experiencia y me dio mucho ánimo.

Con este primer relato, ganaste el segundo premio del I Certamen Internacional Musas de Primavera con el relato “Una sonrisa”, ¿Qué significó este premio para ti?

Pues fue mi primer premio, me dio muchísima alegría y fue muy motivador. Me motivó bastante, no para seguir escribiendo que ya pensaba hacerlo, sino a la hora de seguir publicando, perdí un poco el pudor y seguí presentándome a concursos. Luego gané el premio Anade en la categoría internacional  de micro relato, con un jurado de alto nivel y que lo presentaba Boris Izaguirre y acabé muy contento con el resultado.

Cambiando de tema, me gustaría saber qué opinas sobre las ayudas y/o herramientas de las que disponéis los ciegos hoy en día, ¿Crees que se ha avanzado mucho con la tecnología desde que eras niño?

Muchísimo, la tecnología  ha avanzado una barbaridad. Lo que pasa que siempre tenemos que ir un paso por detrás. Yo por ejemplo en cuanto a dispositivos móviles utilizo una marca concreta y cuando se actualiza el navegador, el lector de pantalla está ya obsoleto y tengo que esperar. En cuanto a la tecnología, admito que se ha avanzado mucho sobre todo con los dispositivos móviles y ordenadores. Lo único que a lo mejor no ha avanzado nada prácticamente son las ayudas sociales para estos dispositivos y software, que son bastante caros.

¿O Crees que aún se puede avanzar mucho más para haceros la vida más cómoda?

En medidas sociales para que sean accesibles para todas las personas ciegas teniendo en cuenta a las que no tienen recursos debería avanzarse bastante más, pero lo que es técnicamente se avanza mucho porque por iniciativa privada se está investigando bastante.

Centrándonos en tu última novela, “A través de mis pequeños ojos”, me gustaría hacerte unas preguntas en torno a ella. La primera, ¿Esta novela se podría decir que es autobiográfica y si es así, hasta que punto? O es simplemente tal y como narras al final del libro “Una especie de diario de emociones o un relato de ficción paralelo”?

Bueno autobiográfica no es. Se dice que está basada en hechos reales, pero no en hechos que a mí me han podido suceder, sino en hechos que podrían ser reales perfectamente. Es una historia bastante realista del día a día de una persona ciega, narrada por su perro guía, y si que hay cuestiones relativas a la discriminación social o laboral de las personas con discapacidad, que yo sí que he podido vivir en primera persona o he podido ver a gente discapacitada que las ha sufrido. Entonces en hechos reales está basada desde ese punto de vista, porque son hechos que desgraciadamente suceden a menudo.

Autobiográfica no, porque mi historia no tiene nada que ver con la del chico, y tampoco quería yo que fuera así, porque yo quería mantenerme en el anonimato del autor. Aparte al perro le puse un nombre distinto, porque yo soy usuario de perro guía, pero el perro sí que se parece bastante en el carácter y en la raza incluso al protagonista, así que si es biográfica en torno a la biografía del perro, de Spock, digo de Cross.

Es una historia fascinante, pero ¿cuál es el objetivo principal que perseguías al escribirla?

Pues el objetivo principal era divertirme. Me lo pase genial escribiéndola, era una historia que yo llevaba dentro. No tenia en principio ningún objetivo, los objetivo me han ido surgiendo gracias a los lectores, que han hecho que el libro crezca bastante; yo siempre digo que los libros son materia viva y este lo está siendo, porque los lectores están haciendo crecer mucho el libro e incluso me están haciendo ver cosas del libro que ni yo mismo conocía. Hay mucha gente que dice que es una novela que le sirve de autoayuda, de superación, ya que  ven reflejados sus problemas del día a día y les sirve un poco para mitigarlos. Cuando ven que un chaval como Mario con 22 años con una gran discapacidad se abre camino ante la vida en el plano laboral, sentimental… También hay gente que ve una novela crítica con nuestro sistema de vida, con nuestra sociedad, con nuestro sistema sociopolítico visto desde los ojos de un perro, que es un plano bastante objetivo e inocente, pero a la vez sagaz. Entonces mi pretensión era mucho más sencilla de lo que hemos logrado porque el libro ha sido un boom, pero gracias a los lectores el libro ha ido creciendo y hemos logrado cosas que ni yo mismo me imaginaba en un principio, que iba a lograr.

En el libro haces mención varias veces a que tu perro guía Cross y tú, sois uno. “El vínculo no es el vínculo entre 2 seres, es mucho más que eso, es una unidad formada por dos seres de distinta especie. El uno y el otro son uno al mismo tiempo”. ¿Cómo puede ser esto posible?

Pues incluso a mi mismo se me hace muy difícil explicarlo y entenderlo. Porque los entrenadores de los perros guías los llaman unidad funcional. Pero yo no me imaginaba que aquello iba a ser tan palpable, hasta el punto de que por ejemplo con mi perro, si yo quiero ir a la farmacia, que no es una panadería a la que vas a diario, sino que vas de vez en cuando, pues yo no le digo nada y pienso en la farmacia y me lleva a ella. Es algo casi telepático. Yo no sé si es que él lo intuye en mi actitud o existe ya tal simbiosis que estamos tan unidos, que acabamos siendo uno. Por ejemplo cuando estas triste, alegre o nervioso, el perro está igual. Yo conozco gente que se ha tenido que presentar a exámenes e incluso lo reflejo en el libro y todos admiten que cuando fueron al examen el perro estaba igual de nervioso y salió con unos nervios que ni trabajaba. Ellos absorben todo lo bueno y negativo del usuario.

“Hay gente que se pregunta si los animales tenéis alma; yo diría que no sólo tenéis alma, diría que vuestra alma es más grande, más pura y más noble que la nuestra” A mí esta afirmación me produce un conflicto interno ya que opino igual que tú, pero si todos los animales tuvieran alma, ¿estaría bien tratarlos como los tratamos?

Yo creo que el género humano no solo debería aprender de los perros y de las otras especies, sino incluso debería probar a imitarlos. Este es uno de los temas que yo quería plasmar en el libro, el tema del instinto. El ser humano por las religiones, la política, la filosofía ha ido eliminando su parte instintiva, hemos mermado y hemos hecho desaparecer nuestros instintos más naturales y más nobles, y en ese sentido como el amor incondicional que tiene un perro a su amo, no sólo deberíamos aprender de ellos, sino imitarlos y tratarlos bastante mejor de los que lo tratamos. Porque por supuesto que alma, sentimientos y emociones tienen, que no solo se intuyen, sino que nos los demuestran.

Por último, ¿Crees que esta novela ayudará a las personas a entender mejor vuestro mundo, a comprenderlo mejor?

Si, tampoco era una pretensión al principio, pero sí que se está consiguiendo gracias a los lectores. Me escriben muchos mensajes a través de las redes sociales en esa línea, diciéndome que ellos no sabían a lo mejor ayudar a una persona ciega a cruzar la calle y ahí más o menos el protagonista lo explica cuando se lo explica a su novia, que esta así muy cabreado, que hay gente que le ayuda de mas o de menos; yo siempre digo que el equilibrio esta en preguntar. Que si te dice que no, no insistir o si te dice que sí, pues ayudarlo de la manera en la que él te lo diga.

Podéis contactar con Emilio Ortiz a través de su cuenta de facebook .

 

Una Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.