Una de las frases que más se repiten hoy en día y sobre todo, cuando vas a hablar de un tema como este, es: “¿pero acaso lo has visto?” Y antes de empezar a hablar y dar mi opinión y sobre todo, antes de presentar el tema del que voy a hablar, quiero dejar claro que sí, que he visto este programa en un par de ocasiones y sí, me he quedado a verlo. Y ahora, voy a dar una especie de crítica constructiva, o como queráis llamarlo, acerca del programa de Telecinco llamado “Cámbiame”, que sin ir más lejos en la explicación, con saber que es de Telecinco ya se sabe por donde van los tiros. Pero vaya, que una pequeña introducción tampoco está de más, y ya que presumimos de tener libertad de expresión en este país, voy a expresar mi opinión también.

Resultado de imagen de cámbiame

Fuente: El Confidencial.

 

Resultado de imagen de pasarela cámbiame

Fuente: Telecinco.

Voy a plantear el tema teniendo en cuenta que se lo estoy explicando a una persona que nunca ha visto este programa, por ejemplo ¿Qué es lo que ves si enciendes Telecinco de lunes a viernes sobre las 14:20? Una persona aleatoria que va a un programa en el que tiene que desfilar por una pasarela y convencer a los 3 estilistas que hay esperando al final de la misma en un tiempo determinado, contando lo catastrófica que ha sido su vida. ¡Y para qué engañarnos! Cuanto más catastrófica, más posibilidades de que pulsen el botón y apuesten por ti. Eso si, tendrás que intercalar el discurso con alguna lagrimilla de cocodrilo para que sea más creíble. Si has tenido suerte y te cogen, vas a ser un auténtico privilegiado. Si no te cogen, lo único que escucharás serán cosas tipo: “Pero si eres guapísim@, no necesitas ningún cambio cariño”. Después, le dirán: “Ahora, vete por donde has venido”, y sólo les faltará darle una palmadita en la espalda, cosa que no van a hacer porque tampoco se van a levantar de sus sillones giratorios guays para hacerlo. ¡Y no nos olvidamos de los cambios espontáneos! ¿Qué es lo que hacen? Pues nada oye, cuando no quieren escoger a alguien para el cambio por razones bastante obvias para ellos, la persona dice: “Es que no me se maquillar” por ejemplo, y allá van Natalia Ferviú, Cristina Rodríguez o Pelayo Díaz en un santiamén, dispuestos a ponerle cuatro cositas, quitarle la coleta dejarle el pelo suelto. Finalmente, todos al unísono dicen: “¡Pareces otr@! ¡Estás estupend@!” Y así sucesivamente…

Resultado de imagen de cámbiame

Fuente: La Opinión de Murcia.

Que no se nos olvide que los familiares de los invitados también acuden al programa para ver lo guapos o guapas que salen sus hijos e hijas después del cambio. Y cómo lloran y se emocionan cuando ven a sus hijos salir por la puerta anunciando su “Gran cambio” mientras de fondo suena el temazo “Firework” de Katy Perry. Eso sí, las caras no engañan y por mucho que digan que sus hijos están guapísimos, en muchas ocasiones realmente tienen la misma expresión que tiene una persona que ha sido mordida por una serpiente cascabel. Vamos, de todo menos agradable.

Todas las personas que van con la intención de “cambiar de look” no se dan cuenta de que no es un trabajo de un solo día. Es muy fácil poner guapa a una persona un día, teñirle el pelo, darle un toque guay y vestirle con ropa de la boutique más Inn de Madrid o Barcelona. Pero la situación de esa persona cuando sale del programa sigue siendo la misma. Cambiar el estilo y la forma de vida de una persona no es tan fácil como lo presenta Marta Torné. Ponerle un poco de maquillaje y unos tacones de pasarela no va a ser la solución al problema económico o familiar que traen muchas de las personas que participan en el programa. Pero claro, todo esto entretiene a la gente, y no lo veo raro, la verdad. Mientras evitamos todo lo que está ocurriendo en nuestra sociedad, en Telecinco se disponen a cambiar de ropa y de look a las personas que han considerado adecuadas. Eso sí, Telecinco sigue siendo la cadena con más audiencia. Serán todos estos dramas y desfiles lo que les mantiene en el puesto número 1, ni más ni menos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *