Por Jesus Corso

La cita del viernes para ver al Poeta Halley fue un éxito deliberado; un día antes el sold out en la puerta de Fever, como un muérdago en el dintel en Navidad, presagiaba lo que iba a ser una verdadera fiesta pagana para todos . Dos horas y 40 minutos de indie-rock Love of Lesbiano lo demuestran.

IMG_7143

Santi Balmes y sus secuaces arrancaban con “Cuando no me ves” y la iluminación se lo tomó al pie de la letra y jugó a ello; un azul cian intermitente apenas mostraba a los catalanes. “Qué está pasando” cantaban después y nos preguntábamos los 1500 que allí estábamos. Presentación del “Poeta Halley” con “Nadie por las calles” hasta “Bajo el volcán”, tras las erupción y con el público palmeando pasamos al momento nostálgico con “Allí donde solíamos gritar”, su segundo himno de “1999”. Casi tres cuartos de hora ventilados, Santi Balmes pedía que le dejaran entrar los Seres Únicos, y esta vez la misiva melódica iba dedicada a Supersubmarina–Jose Marín continúa su recuperación y desde aquí le mandamos buenas vibras– y el público aplaudía efusivamente en señal de apoyo.

IMG_7131

A medida que avanzaba el concierto Love of Lesbian iba desnudándose mostrando gran parte de su repertorio; Santi también se iba quitando una prenda hasta quedarse en alguna ocasión sin camiseta; ahora ya éramos fans de John Boy, con la cual los decibelios subieron exponencialmente junto a los brincos  de los allí presentes. Una “Sonrisa Prozac” para relajar tras el ascenso onírico melódico junto al “Manifiesto Delirista”. Llegábamos a las casi 3 horas y silbamos en los incendios de nieve con “No serás capaz de odiarme” y el golpe final “Planeador”; que alguien nos salve, a veces despierto y soy yo repetían y terminaron así los de Sant Vicenç dels Horts , para firmar una noche astral.

IMG_7221

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *