Dicen que “en Abril, poca lluvia y nubes mil”. Casi todo cosas malas dicen de Abril. Pero Abril… también trae cosas buenas. Y días especiales.

La literatura, como todos, también tiene su día especial. Y sí, es en Abril. El 23 de este mes es el Día Internacional del Libro. Un día especial para muchos, aunque insignificante para otros.

Desde luego lo fue para grandes escritores como Miguel de Cervantes, William Shakespeare o Garcilaso de la Vega, quienes abandonaron el mundo dejando grandes obras de arte. Porque la literatura es un arte.

Aprovecharé dicho evento para animar a todos a coger un libro entre sus manos. Porque todos los que aún no lo han hecho, se están perdiendo un gran cúmulo de sensaciones.

Sensaciones como experimentar lo bonito que es oír el sonido de la hoja al pasar entre tus dedos. Dejar de lado, por un momento, esos dispositivos electrónicos que no dejan de invadirnos constantemente. Dejar esa monotonía de vida en la que nos estamos ahogando.

¿Sabéis lo que es tener que quedarse en vela toda la noche hasta llegar al final de la trama de un libro, porque de otra forma, no podrás conciliar el sueño? Sí, cierto es que te puede ocurrir con una serie o una película. Pero todo hay que probarlo para saber qué va más acorde contigo.

Y qué decir de la facilidad que tiene un libro para conseguir transportarte a otro lugar y a otra época en cuestión de segundos… Y así, poder evadirte por un rato de ese universo que no deja de moverse. Siempre dando vueltas… Y nosotros, con pocos siempre para permitirnos pequeños placeres como ese.

El Día del Libro no se celebra de igual manera en todos los países. Ni siquiera en todas las regiones de España. Sin embargo, es un buen día para comprar esa novela, esa historia que llevas viendo en las librerías durante tanto tiempo y que nunca te decides a empezar a devorarla.

Es decir, que en otros lugares lo celebren regalando un libro a otra persona, no quiere decir que no puedas regalártelo a ti mismo.

Porque los libros enseñan. Porque los libros incluso te ayudan en tus malos momentos.

Porque como decía un famoso periodista y escritor español…

La vida es muy traicionera, y cada uno se las ingenia como puede para mantener a raya el horror, la tristeza y la soledad. Yo lo hago con mis libros – Arturo Pérez Reverte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *