Tengo sentimientos divididos, hace escasos minutos he terminado de devorar Por 13 razones. La serie que está arrasando en Netflix y que se está volviendo un éxito entre todos aquellos millenials y no tan millenials que se sienten identificados en alguno o varios de los diferentes personajes de la serie. Voy a intentar daros 13 razones por las que debéis ver la serie intentando sobrevolar la difícil zona de los spoiler  (aunque aviso leer bajo vuestra propia responsabilidad) y dar unas pinceladas sobre la historia pero dejando aun mucho por descubrir de esta fantástica serie, aunque lo haremos en 2 partes las 6 primeras caras las podéis leer ahora mismo.  Pero antes de comenzar os invito a que sigáis leyendo con la BSO de esta serie de fondo, quizás os ayude a sumergiros en el articulo casi tanto como lo hice yo en la serie.

Primera razón: Hannah Baker el hilo conductor

Hannah Baker más que una protagonista es el hilo conductor de toda la serie, es la razón que me ayudó a superar esos primeros capítulos. Su forma de narrar su propia historia ayuda a querer saber más, a querer comprender que la pudo llevar a suicidarse (no os alteréis esto no es un spoiler es el argumento principal de la serie).

Hannah Baker personaje entorno a la que gira la historia

Hannah Baker personaje entorno a la que gira la historia. Fuente:Netflix

Segunda razón: Tony Padilla el amigo que todos deberíamos tener

Tony Padilla en apariencia parece extraído directamente de Grease, con su Mustang rojo cuidará de Clay (tranquilos más tarde os hablare de él) además de seguir a pesar de la carga que pueda ser para él la última voluntad de Hannah. Un hombro donde llorar que durante la serie lidiará con su carga y intentará ser el apoyo del resto haciendo lo que el considera que es lo más honesto.

Tony Padilla dentro del coche que le acompaña durante toda la serie. Fuente:Netflix

Tony Padilla dentro del coche que le acompaña durante toda la serie. Fuente:Netflix

Tercera razón: La profundidad

Y es que todo no iban a ser personajes, pero sí quiero hacer especial hincapié en la profundidad con la que conoceremos a cada uno de ellos gracias a que Hannah les dedicará una cara de sus cintas a cada uno de los involucrados dándonos un capítulo entero para conocer las luces y las sombras que encierran. Esta profundidad, si veis la serie con la mente abierta, puede incluso que revuelva vuestras tripas y raspe vuestra fibra sensible logrando que os sintáis identificado con alguno de ellos.

Clay Jensen con una de las cintas de Hannah. Fuente Netflix

Clay Jensen con una de las cintas de Hannah

Cuarta razón: A pesar de parecer una americanada…

Toda su estética bebe de los estereotipos que tenemos sobre los institutos americanos. Animadores, los deportistas, los nerds… y demás tribus urbanas pero la serie y sus circunstancias conseguirán sobreponerse y romper la jerarquía de clases de estos diferentes grupos y veremos su convivencia lejos de los prejuicios del cine.

El instituto no deje atrás el cliché del equipo de fútbol americano. Fuente:Netflix

El instituto no deje atrás el cliché del equipo de fútbol americano. Fuente:Netflix

Quinta razón: Clay Jensen y el injusto sentimiento de culpa

Será los ojos de Hannah y quien irá dando vida y voz escuchando las cintas de Hannah. Podremos ver en él como el sentimiento de culpa puede consumir a una persona, llevándola por caminos tan poco recomendables como el de la venganza. Para al final encontrar el camino de la justicia. Un personaje que nos muestra la evolución que deberíamos ver en un sujeto que pasa de ser invisible en su instituto a ser una persona fuerte que lucha por la verdad. Si me lo preguntáis a mi yo diría que es el héroe que todos deberíamos sacar de dentro.

El sufrimiento de Clay escuchando las cintas realmente te cala si estas sumergido. Fuente:Netflix

El sufrimiento de Clay escuchando las cintas realmente te cala si estas sumergido. Fuente:Netflix

Sexta razón: La duda, la culpa y la transformación

Viendo la serie  os sentiréis culpables, dudaréis si alguna vez habéis hecho bullying sin daros cuenta o de si realmente tratáis bien a todo el mundo. No os preocupéis por ello, lo importante es que os sirva y exploréis en lo más profundo de vuestro yo; y como consecuencia en vuestras acciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *