Por Eneko Gómez y Paula Martín

Lo decía Isabel Zapardiez durante la MasterClass que impartió el pasado jueves, cuando le preguntamos acerca de la evolución de las novias y costumbres nupciales en España.

La MasterClass se impartió el 4 de mayo, a las 14:00 horas en el Palacio San Joseren y a la que acudieron empresarios y comerciantes como también aquellos vinculados al sector de la moda. La diseñadora vasca Isabel Zapardiez fue la encargada de realizarla este año. Una referencia internacional de la Alta Costura, que fue enormemente homenajeada en la 32 edición de Getxo Moda, por su 15º aniversario en la moda nupcial.

Cercana y sencilla, desde el primer momento, quiso dejar claro que no era “nadie para dar una MasterClass”, según ella vino a contarnos su experiencia. Isabel Zapardiez, hija de una familia proveniente de la postguerra y con acceso muy limitado a la educación, decidió presentarse en casa, a la edad de 11 años, para contar a sus padres que se había apuntado a una academia de corte y confección. Poco a poco fue compaginando sus estudios con la formación en el mundo del diseño, metiéndose así en este mundillo y conociendo el oficio desde abajo.

IMG_2279

Isabel Zapardiez durante la MasterClass. Fuente Propia

Seguido, Zapardiez trató de explicarnos cómo había sido su trayectoria profesional en el mundo de la moda, e intento aportar su propia visión de la industria de la misma. Tal y como nos contó, ella había sido encorsetada en el “mundo de la novia”, un mundo que le apasiona, pero que de cierta forma también, le había limitado a dedicarse íntegramente a ello, sin dejar espacio a la creación de complementos, algo que había marcado su juventud.

A la hora de hablar sobre el mundo empresarial y sus referentes, recalcó que nunca había tratado de fijarse en los demás, pero sí en su evolución, ya que según explicó, le guía más “el corazón y el crecimiento personal”.

En cuanto a quienes fueron sus maestros más admirados, Zapardiez habló de dos personas; en primer lugar estaba Balenciaga, del cual expuso que admiraba la discreción y dedicación del mismo a la hora de trabajar, argumentando que tras sus obras se podía observar la existencia de un gran trabajo concienzudo. Por otro lado, mencionó a Madeleine Vionnet, una diseñadora de la Alta Costura francesa de los años 20, a la cual admiraba profundamente.

Emocionario

Fuente: isabelzapardiez.com

Llegado el momento, la diseñadora donostiarra, nos habló sobre la colección que venía a presentar, titulada “Emocionario: La colección de las colecciones”. “Es un lugar donde yo quiero que depende del día que yo tenga, aparezcan ciertos vestidos y presentados de una forma diferente”, explicaba Zapardiez sobre el porqué de su colección, que cuenta con 25 vestidos diferentes. “Emocionario es un lugar de emociones, un mirar atrás, pero mirando siempre al futuro”.

Una vez finalizada la MasterClass, pudimos acercarnos a Isabel para preguntarle algo más acerca de su trayectoria profesional. Como bien habíamos mencionado anteriormente, Zapardiez quiso esperar, que no necesariamente se había fijado o que habría seguido los pasos de un modisto concreto a la hora de realizar sus diseños. “Hay gente que de repente me apetece, o me interesan y me gustan y entonces, los sigo” contestaba la diseñadora, explicando que le gusta diferenciarse del resto, puesto que sino todos los diseñadores harían lo mismo. Según ella se trata de una cuestión de abrirse al mundo y de tener identidad. En referencia a una de sus colecciones, concretamente la titulada Oh!rigami, la donostiarra nos contó detalles sobre la influencia de Japón en la misma. Explicó que quiso fijarse en la mujer guerrera, alegando que hay que saber guerrear. “En aquel momento de mi vida, había pasado una cosa muy difícil, y eso te enfrenta a la realidad de reinventarte.”

WhatsApp Image 2017-05-04 at 19.55.55

Paula Martín y Eneko Gómez junto a la diseñadora Isabel Zapardiez. Fuente Propia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *