Día a día tomamos decisiones sin darnos cuenta, tal y como hacemos cuando cogemos un bus o un metro a una hora y con un destino en concreto, o como cuando nos fijamos en esa golondrina que surca los cielos libremente dejándose llevar por el viento. No nos damos cuenta de la cantidad de decisiones que tomamos a diario, tan sólo de aquellas con las que podíamos haber evitado aquella situación bochornosa por decir algo en el momento menos adecuado, o como la que simplemente te hubiera alegrado el día, si te hubieras retrasado y encontrado con la persona que te gusta…

No hacemos más que decidir y decidir, pero el problema viene cuando tenemos que tomar una decisión importante, una decisión que sabemos que tendrá consecuencias en el futuro que no podremos cambiar, ¿o sí?

¿Cuántas veces hemos deseado poder retroceder o vaticinar el futuro? En el videojuego “Life is Strange” se nos presenta la historia de Max Caulfield, quién tiene ese poder. Esta adolescente de 18 años que reside en Arcadia Bay, descubre tras un trágico incidente que puede retroceder en el tiempo y salvar vidas. Pero a su vez, a lo largo de los 5 capítulos, comprobamos que cambiar el pasado y vaticinar el futuro no siempre da los frutos deseados. Desde que comenzamos la partida no paramos de tomar decisiones, algunas sin ninguna importancia como regar o no la planta de su cuarto y otras como poder evitar o no, las muertes de determinadas personas. Con ello descubrimos que dependiendo de las elecciones que tomemos, la historia va cambiando. Y poco a poco, vamos descubriendo pistas que nos revelarán quien capturó/raptó/mató/o ayudó a escapar a Rachel Amber tras su desaparición días atrás.

A pesar de no disponer de unos gráficos excepcionales, lo recomiendo, más que nada, por su asombroso y extraño final.

Por otro lado, uno de los juegos que mayores críticas positivas ha recibido al respecto, es “Beyond: Two Souls”, en el que tendrás que tomar decisiones, pero la trama en sí, está mucho más elaborada que en el Life is Strange. Una de sus grandes diferencias, además de su argumento obviamente, es que los personajes que aparecen en él, están interpretados por actores reales, como: Ellen Page y Willem Dafoe  que dan vida a Jodie y Nathan. Otro de sus factores positivos son sus gráficos, la cantidad de acción que tiene, la duración del mismo y la pluralidad de sus finales.

Comienza con Jodie Holmes, quien nació con poderes telequinéticos que le permiten tener contacto con el mundo de los espíritus. La historia se divide en 3 etapas. En la primera vemos a Jodie en la base científica del doctor Nathan Dawkins, en la segunda descubrimos las dificultades que tiene para integrarse y tener una vida normal y en la tercera comprobamos como ingresa y posteriormente deserta de las fuerzas especiales de la CIA, lo que provoca que sea  perseguida por todas las fuerzas policiales del país.

Por último, os presento un juego que tiene una temática completamente distinta a los otros dos que os he citado antes y es: Until Dawn. En él se mezclan decisiones de 2 tipos; las que tomas mientras se va desarrollando la historia en sí con los distintos personajes, y las que tomas en la consulta del psicólogo. “¿Psicólogo?, que cosa más extraña” estaréis pensando. Pues bien, este juego es de miedo, bueno, más bien de sustos y se va configurando para que te de más miedo, pues cada vez que pasas consulta con el psicólogo tras terminar los distintos capítulos de la historia, se te hacen preguntas del tipo: “¿Qué te da más asco: las vísceras o las ratas?” o “¿Qué soportas menos: los payasos o los espantapájaros?”, de modo que lo que eliges es lo que luego aparece.

La trama va sobre 10  amigos que deciden irse de fin de semana a la montaña. Lo que parece empezar fenomenal, acaba en tragedia, ya que Hannah tras ser humillada por Mike (de quién está enamorada) y por el resto de sus amigos, decide salir al bosque, con la mala suerte de ser perseguida por alguien y caer por un barranco, ocasionando su muerte. El grupo queda acongojado y triste por la muerte de su amiga y decide separarse. Pero al cabo de 10 años, deciden volver a reunirse en el mismo lugar, con la mala suerte de que comienzan a pasar cosas extrañas y a desaparecer miembros del grupo. Y tú decidirás quien vive y quien no con las decisiones que tomes, aunque debes tener en cuenta, que tu objetivo, además de descubrir al asesino, es conseguir que sobrevivan las mayores personas posibles del grupo.

En fin, estos videojuegos no son más que la vida misma, llena de elecciones, pero ¿son nuestras elecciones las que muestran lo que somos realmente?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *