Recién terminada la primera temporada de la primera serie original de Netflix producida en España, Las chicas del cable, siento que es una de esas historias que una vez empezada, hay que terminarla.

Algunas críticas ha recibido esta nueva serie respecto a ser “más de lo mismo”. Otra vez volviendo a ver en la pantalla los llamados amores imposibles. Pero, creedme, nada es imposible en esta serie. Las chicas del cable son mujeres luchadoras, mujeres que lucharán por conseguir tener los mismos derechos que los hombres. Son mujeres ambiciosas y harán todo lo que esté en su mano para lograr lo que quieren. Y si no es en esta temporada, será en la siguiente…

Sí que estaré de acuerdo en que las actuaciones no son el punto fuerte. Pero tampoco podemos tener las expectativas por la nubes en una serie española. Y así, no nos defraudará tanto. Lo mejor es no esperar nada.Y como nueva crítica, quizá la música elegida no es lo que más acompaña a un ambiente contextualizado en los años 20. Pero quizá nos estamos poniendo todos quisquillosos por el éxito que ha tenido.

Protagonizada por esos chicos que tanto nos hicieron disfrutar, pero a la vez, sufrir, en El Internado. Yon González, Martín Rivas y Blanca Suárez protagonizan este mundo. Un mundo donde aparentemente las mujeres no tienen ni voz, ni voto. La vida no era fácil para nadie, pero mucho menos si eras mujer…

Por un lado, los fantasmas del pasado, esos que siempre está la posibilidad de que se  interpongan en tu camino. Por otro lado, las ganas de querer dejarlo todo atrás y comenzar una nueva vida. Pero, ¿y si para poder empezar desde cero tienes que hacerte pasar por alguien que no eres? ¿Lo harías? ¿Renunciarías a ser tú mismo?laschicasdelcable

Y el dinero … Dicen que la felicidad es lo que mueve el mundo. Sin embargo, en el mundo de las telefonistas parece que será el dinero el que moverá todo lo que se lo ponga por delante. Pero… ¿prevalecerá el amor antes que el dinero? 

Mentiras, secretos y traición a los que te rodean.

Como todo, habrá que verlo para poder opinar y conocer las historias que ocurren detrás del cable.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *