Por Andrea López Rodríguez. Madrid.

Madrid se viste de septiembre y sus atardeceres vuelven a presentar todos los colores en uno en su máxima intensidad. El aire caliente sigue enseñando a los pájaros que los mejores vuelos viven en las faldas y, en las terrazas la gente sigue bebiendo cervezas como anuncian los carteles, más frías que el corazón de su ex.

El verano se termina. Ponemos fin a eso de jurar tener 17 aunque este año hayamos cumplido algún año más que veinte. Podremos seguir bailando descalzos pero ya en nuestros zapatos apenas encontraremos un rastro de arena. O no, ya que por suerte y todavía, nos queda la música.

Enrique y Juan Luis, también conocidos como Lupas –grupo integrado, además, por Nicolás Roca, Javier Sobrino y Miguel Lezcano-, son los culpables de que cuando sus canciones suenen, las próximas madrugadas todavía sean noches de verano.

El grupo surge a principios de 2017, concretamente en un salón, a consecuencia de una llamada de fin de semana, de una conversación entre amigos y amantes de la música.

– [Q]: Un día Juan me llamó y me dice “Oye Quique, ¡tenemos que montar un grupo! A ver, a mí me encantaba, los dos hemos tocado independientemente, pues uno en su casa, en fiestas y demás, entonces yo sabía que el tocaba y él sabía que yo tocaba.

– [J]: Luego en alguna fiesta de amigos si yo estaba tocando la guitarra siempre caía el típico comentario de “vamos a llamar a Quique”, y como nos gusta un poco también la música parecida, siempre habíamos hecho buen dueto.

– [Q]: Entonces bueno, me llama y me dice eso, muy seriamente que teníamos que montar un grupo. Esto era un domingo a las once de la noche y bueno, le dije que mañana me pasaba por su casa y nada, así fue. Al día siguiente me fui a su casa a mediodía.
Hablamos y bueno, le dije que sí, que vamos a empezar a montar algo. Él me dijo “estoy componiendo”, cosa que yo nunca había hecho y pensé, “bueno, vamos a empezar a ver que sale”.

Como los dos tocábamos la guitarra pues yo le dije de irme a la percusión que siempre he tenido ganas de aprender y así variamos.

– [J]: Quique siempre ha tenido mucho ritmo, como le dejaras un taburete, se te ponía a hacer percusión con los ritmos de la música en las discotecas que frecuentábamos. Le teníamos que quitar todos los taburetes porque la liaba petarda. Y yo me acordaba de eso.

Es entonces cuando Enrique se pone a buscar cajones por Wallapop. Encuentra uno y, a su vez, a un profesor de percusión, Nicolás.

-[Q]: Empezamos a escribirnos con un desconocido totalmente y ahí ya, en esas dos semanas, antes de conocer a Nico, Juan Luis compuso como dos o tres canciones. Así, ¡pum!
Entonces, claro, él me las enseñaba a mí y yo me emocionaba y se las mandaba a Nico y le decía: “Nico, vete sacándote ritmos porque quiero aprenderlos muy rápido para poder empezar a tocar Juan Luis y yo”.

-[J]: El tío flipaba, dos chavales que no conocía de nada mandándole canciones suyas. No daba crédito.

– [Q]: La música hay veces que hay que vivirla así, con energía. No es lo mismo un tío que te va y te dice que toca la guitarra a uno que te lleva dos semanas dando el coñazo pero porque cree en sus canciones.

Nosotros no íbamos a dar clase, sino a evolucionar musicalmente, con un instrumento nuevo como era el cajón.

-[J]: Yo salía de sus clases diciendo “Joder, ¡es Merlín El Encantador!”, porque cogía y “Tiquitipá, tiquitá tiquipún”, y era igual. Yo partiéndome en clase, viendo cómo cogían forma las canciones.

Me acuerdo el primer día, que nos volvíamos de dar clase y de conocer a Nico, íbamos hablando los dos y Enrique me coge y me dice: “Tío, este todavía no lo sabe pero, vamos a tocar el primer concierto y se va a ver, sin saber cómo, pero se va a ver subido al escenario con nosotros.”

Esa noche llegué a casa y estaba tan motivado que escribí otra canción en media hora. Y, al final, en seis meses, hemos hecho 17 o 20 canciones, aunque el primer disco sólo tendrá nueve.

Seis meses, en torno a veinte canciones. Actualmente subidas cuatro pero próximamente, verán la luz cinco más, completando así el primer ciclo del proyecto de Lupas. Pero, realmente, ¿de dónde viene el nombre?

-[J]: El día que yo llamé a Quique yo me operaba de los ojos y para quitarme las gafas. Mis mejores amigos a mí me conocen como Lupas de toda la vida. Al principio lo que puede ser un insulto acaba siendo tu forma de vida. Y bueno, íbamos componiendo canciones y a la par buscando el nombre del grupo que queríamos tener.

Se nos ocurrieron mil nombres, pero no nos gustaban y le propuse llamarnos así, Lupas. Porque Quique también es un gafotas, pero tapado. Tiene lentillas, no se las quita ni para dormir y tío, eres un gafotas y yo soy un gafotas, que ya no lo soy pero lo he sido toda la vida… Vamos a intentar quitar el que me asocien como lupas para que nos asocien como en conjuntos a todos.

-[Q]: Al principio era eso, el elegir un nombre es una cosa difícil pero de repente dijimos que mira, un nombre corto, que tenga tironcillo y además que lo podamos asociar a algo. Además, como ahora está muy de moda el tema de las gafas de sol y tal pues bueno. Pues lupas.

Tanto Juan Luis como Quique crecieron en el mismo barrio, estudiaron en la misma universidad y, además, crecieron con los mismos referentes musicales.

-[Q]: Mis refentes musicales son, mayormente, Estopa, Melendi, Leiva y César Rodriguez, que aunque no sea muy conocido, me encanta como compositor.

-[J]: De Melendi fueron las primeras canciones que aprendí a tocar con la guitarra. Pero, soy un forofo de Estopa, me encanta. Modestia Aparte, Dani Martín, por suspuesto, y Fondo Flamenco también son unos de mis refentes musicales.

Y por supuesto, Taburete. De hecho, creo que aparte de haber creado un estilo, han creado también un movimiento, esto lo puedes ver en redes sociales, cada vez más jóvenes con inquietudes musicales dan el pasito a ser escuchados por sus amigos.

Actualmente podría decir que Taburete ha sido una gran fuente de inspiración para mí, en el sentido de que, yo creo que, si no hubiera existido, no sé si hubiera dado el paso a intentar hacer algo relacionado con la música. Me veía reflejado quizás en Willy y Antxón. Yo estudie en el mismo colegio que Willy, colegio Nuestra Señora del Recuerdo y digamos que venimos de entornos similares. Una de las cosas que me animó a intentar hacerme un hueco en este complicadísimo mundo fue eso, dos chicos normales y divertidos con muchas inquietudes musicales y con ganas de cachondeo y diversión, así soy yo.

Mucho antes de que Lupas empezase a rodar, para Quique su primer concierto se remonta diez años atrás, concretamente a las fiestas de Pozuelo en donde vio a Estopa, uno de sus grupos favoritos. Sin embargo, Juan lo recuerda en un pueblo de Mallorca, con nueve años y LODVG, con Amaia Montero aún como vocalista.

– [J]: Como grupo, nuestro primer concierto fue en Commodoro. Nos avisaron un jueves por la tarde y tocamos el viernes por la noche. Teníamos un día para prepararlo y un día para convocar y habíamos conocido a Nico dos semanas antes y efectivamente, como le había dicho a Quique el primer día, no sabía ni cómo pero acabó tocando con nosotros.

Se llenó. No sé si el espacio es para unas trescientas personas, pero vinieron cerca de las doscientas. Y joder, al final amigos, amigos de amigos, novias, novias de amigos, primos, familia pero allí estaban esas personas.

Y ahí sólo teníamos seis canciones nuestras, el resto versiones. Veías la gente que nunca había escuchado nuestras canciones diciendo: “coño, ¡qué pegadizas!”.
Y al final, no sé, por repetición se le mete en la cabeza y acaban cantándolas. Pero fue la verdad que muy emocionante.

-[Q]: Después de Commodoro, estuvimos haciendo varias colaboraciones con Fundaciones e hicimos un concierto con la Fundación Pablo Horstmann y con la Fundación Amigos Dar. Con una media de unas 300 personas.

-[J]: Nuestro primer concierto a nivel profesional fue en el Hotel Vincci Capitol de Madrid, en plena calle Gran Vía en junio con motivo de celebración por nuestra repetina subida a Spotify con nuestro primer EP de cuatro canciones. Además, hemos estado en todos los lados este verano. Hemos dado concierto también en la Sala Hacienda de Jávea, en Guateque en el Puerto de Santa María, en Marbella en un evento privado y en Farah`s Club, una sala de Palma de Mallorca. De hecho, nos han llamado preguntándonos que qué pasaba, que levantaban una piedra y aparecíamos.

Cabe resaltar que los tiempos de evolución de Lupas son realmente cortos y su evolución muy rápida. En junio ya estaban grabando y en verano comenzaron su gira. Dos jóvenes con las ideas muy claras y, gracias a ello y a que luchan por alcanzar sus metas, han llegado hasta su primer festival, el Noontomoon Festival, celebrado en Ajavil, provincia de Madrid, el pasado 16 de Septiembre.

– [J]: Tengo objetivos que me gusta cumplir. No tengo objetivillos, no. Yo voy a lo grande. Todos los objetivos que hemos tenido los hemos cumplido.
Hasta que compartimos escenario con Taburete dentro del festival además de con otros muchos artistas. Es un auténtico privilegio poder contar que un grupo como Taburete haya podido compartir cartel con nosotros. Esto quiere decir que o le gustas a alguien o no cuentan contigo para un concierto como el que se hizo.

-[Q]: Fue nuestro gran concierto. Había en torno a unas mil personas y encima, tocábamos para el público de Taburete.

-[J]: De hecho la gente que venía a verlos y que no sabían a qué hora tocaban ni nada, veía que la sala estaba a reventar, y veían que salía Lupas y que la liábamos petarda pues se quedaba. Y además interactuaron con nosotros y cantaron, bailar y hay videos muy divertidos.

Eso para nosotros y sobre todo sin haber hecho una convocatoria exclusiva para dicho evento, identificamos a muchas personas que venían exclusivamente para escuchar a Lupas y la sensación ha sido los dos cientos mensajes que hemos recibido después dándonos la enhorabuena.

Y luego, ver que de las mil personas que te están escuchando trescientos o cuatrocientos que están más o menos entre las primeras filas cantan nuestras canciones como si no hubiera un mañana eso a nosotros como artistas nos llenó de alegría y emoción.

No es necesaria una bola de cristal para poder ver un futuro prometedor en sus manos. Seguramente cada día más y más gente aplauda tanto su magia, como sus trucos. Llenarán salas de conciertos y de frescor cualquier rincón en el que suenen. Ya que, aunque la vida de vueltas de aquí a cinco años, ellos ya habrán compuesto una melodía para ese baile.

– [Q]: Seguramente y por como sea la música, dentro de cinco años esperemos haber estado en entrevistas de Los40, haber estado en grandes festivales y, seguramente, dándole una vuelta al estilo y a la forma de tocar, porque en cinco años en la música, y más ahora, hay que renovarse todo el día. Seguramente estaremos estrujándonos la cabeza en cómo seguir en la actualidad.

-[J]: Al principio, tú haces música para gustar y para vender, eso es lo principal. Hay que intentar crear un producto que sea lo más comercializable posible para que guste dentro de un abanico de posibilidades lo más amplio posible.

-[Q]: Dentro siempre de lo que te guste a ti y de lo que te haga sentir cómodo tocándolo y cantándolo.

-[J]: Pero en cinco años yo, sinceramente, haber evolucionado mucho como grupo musical y como artista, estar a un muy buen nivel y, sobre todo, poder empezar a hacer la música que a nosotros nos gusta. Oye, que esto va por aquí, pues enfocarnos en la línea de negocio dentro de la música que a nosotros nos gusta y que más nos convenga.

Al final la música hay que madurarla y, sobre todo, también la maduración de la música depende mucho de tus fans. Si a tus fans les gusta una cosa, pues intentar ir por ahí más, pero amoldarte un poco a las necesidades del mercado sin perder el estilo.

Entonces, dejemos que todo cambie, que sea capricho del destino. Que vengan mil historias, canciones y que estén estos dos amigos para conseguir que todos cantemos a pleno pulmón lo que inspiró a un pirata a componer lo que ha visto. Y si no es así, cantaremos a la luna por un futuro albino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *