María Frisa centra sus novelas, de forma habitual, en la situación de la mujer en la sociedad española, siempre con frescura y humor. Su exitosa serie juvenil “75 consejos” ha causado polémica entre quienes no entienden el humor con el que se narra el punto de vista de una niña de doce años. Presenta “Cuídate de mí”, su última novel, que tiene como parte del asesinato de un hombre absuelto por violación.


Tras una trayectoria con literatura juvenil, sobre todo con la saga “75 consejos”, ¿Qué te ha motivado a escribir literatura para adultos como “Cuídate de mí”?

Aunque cronológicamente pueda parecer que ha sido así, ha sido justo al contrario. Yo siempre he sido una escritora de adultos. De hecho “Cuídate de mí” lo empecé hace ocho años y ya tenía la idea del final cuando empecé a escribir los “75 consejos”. Pero ha sido una saga tan exitosa que ha eclipsado todo lo que yo había hecho antes.

Se relata la historia de una inspectora y una subinspectora de policía que trabajan en esclarecer la muerte de un hombre absuelto por violación. ¿En qué te has basado?

No me he basado en nada. Sí que es cierto que la novela se me ocurrió hace ocho años por una pregunta en una conversación totalmente banal con una amiga. Me dijo, “¿Qué crees que es peor ser la madre de una chica violada o de un violador?”. Y a raíz de reflexionar sobre esta pregunta, que cualquiera de las dos opciones me parece espantosa, pensé en un asesinato de un chico acusado por violación que hubiera salido inocente. Teniendo en cuenta tanto a la familia de la chica violada como a la del violador.

¿El trabajo de documentación ha sido difícil?

Mucho. He tocado temas de los que yo no sabía nada. Desde autopsias hasta el trabajo de la policía de esta unidad. El trabajo de cualquier cuerpo policial para mí era ajeno, pero el de una unidad tan concreta como ésta todavía más. He contado con la ayuda de personas que trabajan en la unidad.

Portada del libro // megustaleer.com

¿Es posible que este sea el primer libro de una serie que vendrá más adelante? ¿O con el final del libro dejamos de saber de Berta y Lara (protagonistas de “Cuídate de mí”) ?

Yo espero que tenga continuación. A mí me apetece muchísimo. Creo que Berta y Lara tienen muchas cosas que decir. Pero la decisión no está en mis manos, está en manos de los lectores que lo compren y que les guste. Y si es así la editorial me encargará una continuación.

La saga de “75 consejos” ha sido en ocasiones criticada por fomentar ideas equivocadas a los jóvenes. ¿Era esa tu intención?

Yo escribí los libros con una intención humorística, de ironía. Para que los niños se rieran de sí mismos, de las situaciones que a ellos les ocurrían. Y para ello busqué un alter ego en una niña de doce años, a la que le ocurrían las mismas cosas que a cualquier niño de su edad. Yo lo que pretendía era hacer que, a través de los ojos y la experiencia de Sara, aprendieran a reírse de cosas a ellos les parecen que son un mundo

“Se está perdiendo saber distinguir entre el narrador y el autor”

¿Por qué se está perdiendo la capacidad de distinguir entre la literatura y la realidad?

Lo que se está perdiendo muchas veces es saber distinguir entre el narrador y el autor. Yo cuando hago que soy una niña de doce años evidentemente no lo soy. Una cosa es el autor y otra lo que pueda escribir. Es como si escribo una obra de un asesino psicópata, y yo no lo soy. Lo que se está perdiendo es mucha comprensión lectora y la capacidad de distinguir el humor.

Tras los últimos casos de obras de arte censuradas y libros secuestrados. ¿Crees que el arte está en peligro?

Yo creo que estamos entrando en una etapa de censura terrible. La capacidad de ofenderse de las personas cada vez es mayor. Tenemos la piel muy fina. Encima, estamos entrando en un terreno de lo políticamente correcto que, a mí, me parece muy peligroso. Porque digas lo que digas vas a ofender a alguien. Ya no es solo eso, es que yo puedo escribir algo neutro y el daño está en el ojo que mira. Yo recuerdo una polémica absurda a Laura Gallego porque le acusaron de que en sus libros no había personajes homosexuales. En ese caso no estaba haciendo nada para ofender, era la pura omisión. Creo que cada vez da más miedo escribir.

Muchas de las películas estrenadas este último año han sido adaptaciones de libros. ¿Esto favorece a la literatura?

Favorece claramente las ventas. Libros que de otra manera no se hubieran conocido, gracias a las películas la gente acude a buscar este libro. “Call me by your name” era un libro que se publicó en España que pasó desapercibido, y ahora se ha reeditado a raíz del boom de la película.

¿Los libros en papel tienen fecha de caducidad o son inmortales?

No lo sé. Para mí son inmortales. Pero las generaciones que vienen cada vez están más acostumbrados a las pantallas. Leen sin problemas en dispositivos electrónicos. Yo creo que siempre quedará el libro en papel, pero es cierto que el electrónico es una tendencia al alza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *