Cuatro músicos, tres bailarines y tres mujeres de lo más guerreras. Solo la fusión de estos tres elementos es capaz de crear un sentimiento de euforia, alegría y emoción al público más exigente que existe: los niños. Sweet California consiguió levantar de sus asientos y hacer vibrar a todos sus oyentes el pasado día 6 de mayo en el Palacio Euskalduna. Sonia Gómez, Alba Reig y Tamy Nsue, junto a todo su equipo, lograron hacer memorable lo que parecía una simple tarde de domingo.

Foto: Leire Magaz

Los nervios e inquietud inundaban el auditorium minutos antes de comenzar el espectáculo. De repente, las luces se atenúan y tres bailarines suben a escena entre los gritos y aplausos de los mas pequeños de la casa, que resulta ser el perfil dominante entre los fans de la girl band más famosa de España, Sweet California. Seguidamente, la banda de música entra al escenario: un guitarrista, un bajo, un batería y un teclado. Solo faltaban ellas. El público, ansioso, esperaba la entrada de las tres protagonistas que, finalmente, se efectúa con la que iba a ser la primera canción de la tarde: Attention.

Tras este tema y dos más, Hum y el más reciente estreno Say hola hello (canción compuesta para la marca Nintendo), las Sweet California emplearon un par de minutos para expresar su deseo de que todos los asistentes lo pasásemos tan en grande como ellas venían dispuestas a hacerlo. Además, aprovecharon para advertir a sus fans del inminente lanzamiento de su nuevo disco, algo que los ocupantes que llenaban el auditórium llevan esperando demasiado tiempo.

Foto: Leire Magaz

Llegaba Wonder woman. Acompañado por un vídeo proyectado en el fondo del escenario y una exhibición de baile, una de las canciones más conocidas del grupo se entonaba en las voces de los peques que cantaban a pleno pulmón. Y después, tocaba bajar el ritmo, tocaba ponerse sentimental y tocaba disfrutar de cada una de las sílabas de la canción Tears on my pillow.

Así daba por finalizado el primer tercio del concierto, dando pie a la siguiente parte, iniciada con una exhibición de la banda de música y los bailarines. Y es que esto no se trataba más que de una excusa para hacer tiempo, pues las tres artistas reaparecieron con un vestuario distinto. y así hasta en tres ocasiones a lo largo de toda la sesión. Detalles de un espectáculo bien preparado, meditado y preocupado por una buena puesta en escena.

Enseguida llegó el momento más íntimo y especial para las chicas, según ellas mismas relataron. Deseosas de que su nuevo trabajo salga a la luz, presentaron la conocida canción Espérame con un speech en el que explicaban que su nuevo disco venía caracterizado por un “sonido totalmente nuevo”.

Foto: Leire Magaz

Alternando los temas más movidos como Ladies´night, o Broke con los más sensibles, las tres chicas consiguieron encandilar a su público, que en canciones como Vuelves, una de las más populares y conmovedoras, la gente cantaba entregada meneando los brazos al viento. De pronto, en lo que había parecido ser un abrir y cerrar de ojos, anunciaban el final del concierto. Ay Dios mío fue el tema elegido para el final. Era importante terminar con un buen sabor de boca. Sin embargo, tal y como era de esperar, los fans seguían insaciables, necesitaban oírlas una vez más. Necesitaban escucharlas en directo cantando el tema por excelencia de este disco. Necesitaban oír cantar en directo a sus ídolos Good life. Y así fue.

Las Sweet California dieron por finalizado su concierto de hora y media entre risas, bailes, abrazos y saludos a sus seguidores. Terminaba un espectáculo donde cada uno de los presentes en el escenario tuvo su merecido reconocimiento, donde la felicidad era el único estado de ánimo permitido. Concluía el paso por Bilbao de las Sweet California. Pero tranquilos Sweeties, esto no es un adiós, es solamente un hasta luego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *